El futuro de Athkri

El futuro de Athkri

Cuando comencé a redactar los primeros párrafos de este sistema basado en Rápido y Fácil, tenía la necesidad de crear unas reglas genéricas que funcionasen para cualquier ambientación, para meter estadísticas y pruebas de habilidad en todas y cada una de mis creaciones roleras. Ahora, un año después de haber declarado su completitud, me encuentro con que Savage Worlds es todo lo que quería para Athkri, y más: una comunidad internacional, manuales de ambientación para casi cualquier historia que se nos ocurra y un sistema interesantísimo que usa todos los modelos básicos de dado.

No quiero asumir ni lloriquear porque sea mejor que Athkri y yo haya perdido el tiempo creándolo, ni por asomo. Estoy encantado con el resultado, y tengo un mogollón de reglas, clases, razas e ideas redactadas: sin embargo, lo que era un hobby está comenzando a convertirse en una obligación. Me tomé un descanso en mayo, aprovechando que tenía varios relatos preparados y una recopilación en PDF de los primeros suplementos de Athkri, pero siento que no ha sido suficiente.

Cuando empecé con este proyecto, mis inspiraciones roleras eran muy limitadas: D&D 4.0 y Mundo de Tinieblas, poco más, pero he ido ampliando poco a poco las miras en busca de una sabiduría más extensa. En realidad me encantan las mecánicas y establecer nuevas, pero no se me da muy bien plasmarlas, y eso es algo que quiero mejorar.

Sacar suplementos por sacarlos no es nada práctico, puesto que al final no tengo tiempo para probarlas con calma ni limar errores. Por lo tanto, y con objetivo de pulir las ideas y reglas que se me van ocurriendo, voy a tomarme un descanso indefinido de las publicaciones sobre Athkri.

También quiero darle un repaso al reglamento básico: Athkri 2.0 (de verdad) tiene muchas papeletas para ser una realidad, y quiero incorporar varias ideas obtenidas de Savage Worlds y otros manuales que he estado devorando. Así que esto no es una despedida definitiva, si no más bien un “hasta luego“. ¡Nos veremos de nuevo en la próxima publicación!


Imagen: Magic library anime girls stars

Cyberpunkalíptico

Cyberpunkalíptico

Cuando nos dicen “Cyberpunk”, automáticamente pensamos en neones, grandes edificios luminosos, hologramas publicitarios con geishas ofreciendo noodles… Sí. Todo eso está muy bien, ha calado hondo en nuestro subconsciente.

También pensamos en crestas de colores fluor, chupas de cuero con parches y luces LED, brazos cromados,  motos con ruedas brillantes que dejan rastro como en Tron…

Cuándo nos dicen postcataclismo, bueno…igual…no pensamos en nada de primeras , no. Pero ¿Si nos dicen Mad Max? Ah amigo, ahí pensamos en el desierto, polvo, tipos con crestas de colores, chupas de cuero y cadenas, motos de cross a toda pastilla, booguis, el brazo ortopédico de Furiosa…

Un momento, ¿por qué pienso en prácticamente lo mismo? Sólo cambio los rascacielos por un secarral. ¿Habré estado errado todo éste tiempo? ¿Podría ser lo mismo y me lo han vendido como dos cosas diferentes?

Leer más “Cyberpunkalíptico”

El marinero

Dura es la vida del marinero, alejado de su familia durante tanto tiempo para regresar durante un instantes con las duras ganancias conseguidas a golpe de mar.

Dura es la pérdida, al convertirte en la ceniza del recuerdo en el momento que dejas este reino para pasar a otro, quizás mejor.

Dura es la despedia, pues asfixia querer pronunciar palabras que nunca dichas, que no encontraron la situación para asentarse, para ser formadas.

Leer más “El marinero”

Los tiempos han cambiado

Los tiempos han cambiado

Los inicios de El Naufragio fueron erráticos y desordenados. Quería crear algo mío, dejar una marca en el vasto Internet que, de algún modo, me recordase. Ya lo intenté con Heaven’s Gate y Ad Infinitum, pero esos proyectos surgían de mi colaboración con otras personas que estaban involucradas, en mayor o menor medida. Pero El Naufragio tenía que ser algo propio, de Maverick Highwind. Con el tiempo renuncié a esa identidad y la transmuté en el Maurick Starkvind de ahora, a la vez que dejaba de ser tan hater y abría mi mente a nuevos conceptos, juegos e ideas. Sin la ayuda de Amy, esto no hubiese podido ser posible; pero, ruego al lector me permita bogar un rato por el pasado.

Leer más “Los tiempos han cambiado”

Náufragos

Náufragos en el mar

Náufragos comenzamos nuestro camino. Desprevenidos en mitad del océano la oscuridad de la noche ocultó las nubes, que como implacables guerreros nos atacaron fieramente. Lluvia, rayos, y olas parecían haberse unido contra un enemigo común. Golpeaban una y otra vez el casco de nuestro navío sin descanso y no pararían hasta vernos en el fondo del mar. Una tempestad que bien podría haber sido desatada por el propio Ariel acatando el edicto de su amo Próspero. Antes de que comenzara a hundirse me lancé al agua. Luchando por mantenerme a flote nadé hasta que pude llegar a un tablón. Tuve suerte, no fui la única que también pudo agarrarse a él. No sé cuánto tiempo pudimos estar aferrados a ese tablón, ¿horas, días…? La luz del día no trajo la calma pero algo teníamos claro, permaneceríamos juntos sin importar la tempestad.

Finalmente a modo de tregua la marea nos llevó a una isla. Sin adentrarnos demasiado establecimos nuestra pequeña base entre las primeras líneas de palmeras. Aún llovía, pero a lo lejos se podían ver pequeños claros luchando entre las nubes. Durante días la marea trajo restos del navío pero era mejor usar los materiales que esa isla nos ofrecía: una vida nueva empezando desde cero, sin restos del pasado. Él bautizó a nuestro nuevo hogar con el nombre de Borregheim. Me gusta mucho ese nombre. Inmejorable compañía, nuestro pequeño paraíso… ahora queda comenzar nuestro camino como náufragos.


Imagen: Miranda in The Tempest por John William Waterhouse.