El Naufragio https://naufragio.net Vasto océano imaginativo Tue, 27 Aug 2019 21:00:33 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.2.3 https://i2.wp.com/naufragio.net/wp-content/uploads/2018/06/cropped-IconoNaufragioCuadrado.png?fit=32%2C32&ssl=1 El Naufragio https://naufragio.net 32 32 126150024 Alas solares II https://naufragio.net/alas-solares-ii/ https://naufragio.net/alas-solares-ii/#respond Fri, 06 Sep 2019 12:00:09 +0000 http://naufragio.net/?p=719 Escabulléndose entre los tubos de ventilación con la agilidad de una serpiente, la joven de origen asiático y oscuro pelo corto se puso a salvo mientras dejaba atrás un cadáver fresco. Kappa le pidió que no asesinase a nadie, pero las circunstancias le obligaron a acabar con la vida del vigilante de seguridad. Respiró entrecortadamente cuando alcanzó un callejón alejado del edificio por lo menos a diez kilómetros.

Kappa

  • Nombre en clave: Matthew Richardson
  • Letra asignada: Kappa
  • Sexo: Masculino
  • Especialización: Ícaro de asalto – Médico de batalla
  • Cuidador: Felicity Burton, Philodox, Fianna
  • Factor de rebeldía: *****

Antecedentes

Matthew fue uno de los pocos Parentela que fueron ofrecidos al Proyecto Ícaro voluntariamente por sus propios progenitores. Su situación se encontraba catalogada como especial: debido a la pureza de su sangre, había desarrollado diversos trastornos mentales y de personalidad, llegándose a clasificar más de cuatro diferentes. Matthew pasaba sus días entre su habitación y el despacho del psicólogo, luchando con su familia continuamente y causando muchísimos problemas a su madre Garou.

Bajo la supervisión de los Colmillos Plateados del oeste de Estados Unidos, el Parentela conocido como Marvin Ross pasó al Proyecto Ícaro con la esperanza de que el condicionamiento y los nuevos implantes neuronales corrigiesen los males que sufría en su mente. Matthew estuvo un año en coma tras la operación, llegando a plantearse el hecho de colocar una inteligencia artificial para sacar provecho de su cuerpo Ícaro, pero sorprendentemente el día anterior a efectuar el trasplante, Matthew despertó.

Personalidad

Al finalizar el condicionamiento, Matthew no dio señales de sufrir más sus trastornos derivados de su linaje; asumió un rol pasivo-agresivo, de todas formas. Se tuvo que escoger bajo una selección estricta a su cuidador, pues la forma de ser de Matthew le llevaba a manipular emocionalmente con gran facilidad. Se muestra educado y muy despierto, pero en realidad alberga una personalidad fría y calculadora.

Operativa

Matthew ha participado en un total de cuarenta y tres misiones en un lapso de nueve meses. Más del ochenta por ciento de ellas han sido de asalto y neutralización, actuando básicamente como médico de emergencia. Debido a las habilidades de moldeo de carne y huesos que ha desarrollado, a Matthew se le da especialmente bien la cirugía de emergencia y ha salvado incontables vidas Garou. En una de las últimas misiones, su anterior Cuidador, Michael Stechelm, falleció en combate y Matthew tomó el mando del equipo, finalizando la misión sin ninguna baja más. Desde entonces, se le asignó a la Galliard Felicity Burton, una Fianna sin experiencia en el Proyecto Ícaro, pero con un buen perfil.

Conclusión

Matthew Richardson es un individuo muy peligroso que, si desarrolla voluntad propia y la capacidad de tomar decisiones más allá de lo que está preparado, se convertiría en un líder natural para el resto de Ícaros. Al igual que con Lambda, se recomienda desactivarlo inmediatamente y ni siquiera replantearse el uso de un nuevo condicionamiento. En el caso de que se quiera aprovechar su cuerpo, retomar el proyecto de insertar una inteligencia artificial es una opción factible.


A la luz de una farola acabó Lambda de leer el informe de su compañero. En verdad, Kappa se había erigido como el líder de la revuelta que estaban llevando en las sombras, pero desconocía que la Justicia Metálica lo temía hasta tal punto. Su espalda tembló y un gélido escalofrío le recorrió la columna cuando pensó en la sonrisa de Kappa, pidiéndole que se infiltrase en las oficinas centrales del downtown de Los Ángeles y recuperase los informes. Quizás él no esperase que Lambda fuese a leer con interés cada documento, pero la información que iba descubriendo sobre sus compañeros despertaba cada vez más su curiosidad. Aún quedaban dos carpetas más, por lo que se acomodó encima de un bloque de ladrillos para continuar con su lectura. Quedaban dos horas para la reunión con Kappa…


Ji

  • Nombre en clave: Viola Sklaviere
  • Letra asignada: Ji
  • Sexo: Femenino
  • Especialización: Ícaro de asalto
  • Cuidador: Diversos cuidadores, Ícaro demasiado inestable
  • Factor de rebeldía: ****

Antecedentes

Viola proviene de un clan de la Camada de Fenris situado al norte de Croacia. Llegó a la Justicia Metálica en calidad de refugiada política con su madre Parentela, Michaela Sklaviere, tras ser expulsadas del protectorado por su padre y líder del clan, Huffstoin Bamberdine; éste esperaba tener un hijo Garou que encarnase a un héroe legendario, pero su mujer dio a luz a dos gemelos: el chico nació con una enfermedad degenerativa y murió a los pocos días de vida. Viola superó las dificultades y creció completamente sana, pero su padre nunca quiso verla.

Cuando se acercó a su adolescencia, Viola desarrolló una cualidad impresionante: la chica era uno de los pocos Parentelas bendecidos con la Gnosis, energía espiritual. Aunque la capacidad era muy tenue, si hubiese desarrollado su potencial, hubiese podido convertirse en una magnífica forjadora de Klaives. Después de descubrir esta información, Michaela solicitó al Departamento de Juicios y Diplomacia que una manada le escoltase hasta Huffstoin, para demostrarle que su hija era un prodigio a pesar de que no fuese un Garou; se le permitió, a pesar del riesgo que existía.

La visita salió peor de lo que se esperaba y la manada de Garous y Michaela fueron asesinados brutalmente por Huffstoin. Viola salió gravemente herida y estuvo a punto de morir, de no ser por la rápida intervención de Johnny Towers, principal director del Proyecto Ícaro.

Personalidad

En un principio Viola era una chiquilla calmada y amable, pero después de haber pasado por dolorosos acondicionamientos, su actitud se asemeja más a la de un animal. De vez en cuando posee pequeños momentos de lucidez en los que demuestra tener una vena psicópata repleta de crueldad. Todos los retazos de su personalidad han quedado ensombrecidos.

Los ataques de ira incontrolados han provocado que asesine a dos Cuidadores y haya incapacitado a tres más. El Cuidador actual ha empezado a mostrar síntomas de Harano.

Operativa

Tras realizar varios test psicológicos a Viola, se asumió que su personalidad autista, basada en la comunicación con monosílabos y rugidos eran trastornos secundarios productos del acondicionamiento. Durante unos meses se comportó como un peón obediente. Pero después de llevar a Viola a una misión de asalto al clan de su padre, perdió por completo el control, aniquilando a su Cuidador y asesinando lenta y cruelmente a su progenitor. Testigos de la situación afirman que escucharon a Viola gritar desconsoladamente el nombre de su madre a medida que iba aplastando el cráneo de su padre con la maza fetiche de éste; desde entonces, Viola se aferra a ella como si fuese su madre encarnada.

Conclusión

La potencia descontrolada de Viola nos ha permitido utilizarla como primera línea de ataque en operaciones peligrosas, pero su comportamiento impredecible, casi bestial, inutiliza la mínima utilidad que un Ícaro de sus condiciones nos podría ofrecer.


El informe no decía nada nuevo. Lambda compartió celda criogénica con Ji y todo el tiempo estaba en silencio, mirando a la nada o abrazando un martillo de guerra monstruosamente grande.


Psi

  • Nombre en clave: Claudio Hernández
  • Letra asignada: Psi
  • Sexo: Masculino
  • Especialización: Ícaro polivalente
  • Cuidador: Celia Romero, Philodox, Colmillo Plateado
  • Factor de rebeldía: **

Antecedentes

Claudio era un Parentela perdido. Los espíritus que debían protegerlo desaparecieron sin motivo y creció abandonado en los suburbios de Ciudad de México. Su actual Cuidadora, Celia Romero, lo encontró después de que el chiquillo asesinase a varias personas valiéndose de un talento natural para amaestrar perros callejeros; Claudio se justificó más tarde, contando que esas personas eran miembros de bandas que amedrentaban a los huérfanos locales. Celia decidió consultar con el Departamento de Comunicación y Seguridad antes de trasladar a Claudio a Estados Unidos, pero mientras pasaba por los trámites burocráticos necesarios, los familiares de aquellos a quienes asesinó Claudio lo rodearon y le pegaron una brutal paliza. La Philodox llegó a tiempo para suministrar una curación de emergencia al chaval, pero varias costillas se habían clavado en los órganos internos y Claudio no iba a poder superarlo a tiempo.

Durante dos días estuvo atendido por Celia, hasta que pudo entrar en uno de los laboratorios del Departamento de Investigación y Desarrollo. El coste de su operación fue asumido completamente por la Colmillo Plateado.

Personalidad

Claudio posee el comportamiento de un chico de trece años. Presenta un especial interés por los videojuegos y basa parte de su actitud en ellos. El grado de obediencia que muestra varía dependiendo de las experiencias recientes que haya tenido, pero no ha necesitado más que un acondicionamiento extra. Se muestra muy leal hacia su Cuidadora, incluso la llega a considerar su verdadera madre.

Operativa

El talento natural de Claudio para sobrevivir con animales se potenció al completar la operación del Proyecto Ícaro. Ha demostrado poder ponerse en contacto con seres inferiores y comandarlos con una facilidad pasmosa, mucho mejor que las mostradas por otros Ícaros. Se le han encomendado misiones muy diversas, destacando especialmente en las de análisis de terreno y seguimiento de objetivos.

Conclusión

Claudio puede seguir siendo un aliado a tener en cuenta si no se le separa de su Cuidadora. Celia Romero ha demostrado un control inusual sobre el Ícaro, debido al fuerte vínculo emocional que les une. Se recomienda mantenerles en activo a no ser que se tengan pruebas claras de la desestabilización de Claudio.


Lambda no pudo evitar soltar una carcajada en voz baja. Psi hizo que sus bichos devorasen a su cuidadora en el momento en el que pisó suelo libre, disfrutando enormemente de la cara de horror de Celia cuando comprendió que su pequeño Claudio era un psicópata mucho más peligroso que Ji. Se había convertido en la mano derecha de Kappa, proporcionándole cobertura e información gracias a lo que sus animales le contaban. De todos los informes que había leído, el de Psi era el más incorrecto. Por lo poco que les contó a ellas, Psi había estado vagando de suburbio en suburbio, educando a perros violentos para amedrentar al resto de miserables y arrebatarles comida y drogas; Psi era adicto al tabaco, al pegamento y a la metanfetamina.

El parpadeo de la farola advirtió a Lambda que estaba a punto de amanecer y Kappa iba a impacientarse. Recogió las carpetas y las ordenó con mucho cuidado. Se puso de pie y empezó a caminar por las calles desiertas, pensando en la horrible sonrisa de su amigo.


Kordell Palmer estaba subiendo de nuevo a su oficina para continuar con su tedioso trabajo de ascenso. Los gritos de la limpiadora le despertaron completamente; la pobre mujer había descubierto el cuerpo de George, el rechoncho guarda de seguridad, espatarrado en el suelo y con la garganta abierta como si fuese una flor. El Theurge apretó los puños y procedió a avisar a las autoridades y a su superior, Jonathan Stevenson. En pocos minutos su despacho se llenó de hombres uniformados que hacían preguntas, bajo una profunda mirada de odio por parte de Jonathan.

Ninguno de los otros guardas de seguridad recordaba que alguien entrase en el edificio, y tras revisar las grabaciones se llegó a distinguir una sombra femenina en la mesa de Kordell. Incluso el asesinato del guarda de seguridad se ve borroso y distorsionado, pero después de que la sombra abandonase la habitación, la imagen se hace más nítida.


En la seguridad del anonimato, Kappa leyó en voz alta frente a sus hermanos todos los informes que Lambda le había traído. Psi sonrió maliciosamente mientras acariciaba a una de sus serpientes pitón, pronunciando una frase que heló las venas de Xi.

— ¿Sabéis que la admiración o el cariño son los sentimientos más alejados de la razón? — miró fijamente a la serpiente que estaba enroscada en sus brazos. Los ojos de Psi eran azules como zafiros y mostraban una crueldad impresionante. — Celia perdió a su único hijo en el parto y desde entonces no podía tener niñitos. Quiso hacerme su pequeño crío de cabellos dorados. — apartó la vista y oteó a sus compañeros Ícaro. — Espero que en su siguiente vida recuerde la lección que le enseñé.

— Eso es horrible, Psi. — contestó sin pensárselo demasiado Xi. La joven de corta melena marrón y ojos verdes oscuros se mordió el labio después de ver la expresión molesta de Psi. — Ce… Celia te tenía mucho aprecio. Al igual que a mí… Andrew.

— ¿Mantuviste relaciones sexuales con él? — ordenó a su serpiente que se apartase, ésta descendió reptando por él y se puso enfrente de la joven. Xi se quedó en silencio.

Mientras sus hermanos hablaban, Ji se encontraba con la mirada perdida, acariciando el martillo de guerra de su padre. La mayoría de las veces, Kappa mandaba y el resto obedecía, porque él había nacido con el talento natural para liderar y porque creía que sus ideas eran mucho mejor que las de Omega. Ninguno de ellos le había conocido en persona, quizás Ji en una de sus misiones en las que podía tener algo de lucidez, pero el revuelo que causó resonó por toda la comunidad del Proyecto Ícaro. Kappa deseaba darle la libertad a sus cuatro hermanos de una manera mucho más cruel y sangrienta, pero también efectiva. Sabía que Épsilon, Tau, Ni y Sigma se encontraban en prisión criogénica, y que Ómicron y Omega habían perecido. Estaba orquestando un plan que daría la libertad que los Ícaros deseaban, pero sin depender de ningún otro factor externo, error que Omega cometió y le costó la vida.

— Hermanos, no empecéis a preocuparos de nuevo por vuestros Cuidadores. — su boca adquirió el gesto sonriente que tanto perturbaba a Lambda. Ella siguió en silencio como llevaba haciendo desde el inicio de la reunión. — La información que la Justicia Metálica tiene de nosotros es ínfima. Ya habéis visto lo que opinan de nosotros. Nos clasifican como si fuésemos mercancía y nos dan un «Factor de Rebeldía». — hizo una pausa y pasó su mirada por todos ellos. — Gracias a nuestra sinergia, iremos dando muerte a todos los Garous. Porque no seremos libres hasta que todos estén muertos.

— Porque no seremos libres hasta que todos estén muertos. — repitieron los tres al unísono. Ji seguía acariciando el martillo de guerra…


La noticia de que alguien había asaltado y robado en el despacho de Kordell Palmer se hizo eco en el Departamento de Investigación y Desarrollo. Y esto sacó a la luz la horrible noticia: días atrás, el grupo de Ícaros de la Delegación Norte había asesinado a dos de los Cuidadores asignados a su vigilancia y se encontraban en paradero desconocido.

Un escalofrío hizo que todo el cuerpo de Kordell temblase al enterarse de la noticia. Su visión se volvió borrosa al ver entrar en su despacho a Terrence McCoil, acompañado de uno de los niños, Mi.


Imagen: Infiltration: Cyberpunk

]]>
https://naufragio.net/alas-solares-ii/feed/ 0 719
Ceniza Asfixiante https://naufragio.net/ceniza-asfixiante/ https://naufragio.net/ceniza-asfixiante/#respond Fri, 30 Aug 2019 12:00:11 +0000 https://naufragio.net/?p=4637 Esta aventura para Estrellas Errantes es la continuación directa de los sucesos ocurridos en Protocolo de cuarentena. Al menos así comenzó, aunque el resultado final permite jugarla sin haber probado la parte anterior.

Ceniza Asfixiante está ambientada en el universo de Ocaso Sideral, en una de las muchas colonias mineras que tiene la Corporación Rayem en las órbitas exteriores de la galaxia. Los protagonistas llegan a la Colonia Minera ZWG6-a respondiendo a una llamada de socorro de los trabajadores o para buscar dinero fácil, robando minerales y recursos de una mina agonizante. Pero pronto se darán cuenta de que no ha sido buena idea.

JugadoresDe 3 a 5 jugadores.

Duración estimada entre 6 y 8 horas.


Es una partida de dificultad «Alta»: los oponentes son de nivel 2 o 3, pero son feroces, duros y hacen mucho daño. Un jugador descuidado puede hallar la muerte en poco tiempo.

El Guardián Estelar lo tiene «Fácil» a la hora de guiar a sus jugadores por la colonia. No hay límite de tiempo y puede extender u obviar escenas si así lo necesita.


No hay un objetivo fijo: los protagonistas tienen varias misiones que cumplir y, dependiendo de lo que ocurra en la ficción es posible que decidan dejarlas de lado o investigar más.

En la aventura se pueden describir escenas chocantes repletas de gore y muerte de seres humanos ficticios. El uso de armas, explosivos y violencia está contemplado por las reglas, proponiendo diferentes escenarios en el que se emplean.

Si quieres descargar esta peligrosa aventura, puedes hacerlo pulsando el botón a continuación.


Imagen: Lunar Landscape en Pixabay

]]>
https://naufragio.net/ceniza-asfixiante/feed/ 0 4637
Acuerdo de los primogénitos https://naufragio.net/acuerdo-de-los-primogenitos/ https://naufragio.net/acuerdo-de-los-primogenitos/#respond Fri, 23 Aug 2019 12:00:17 +0000 https://naufragio.net/?p=4630 Fabrizio Orovecchio abrió los ojos cuando Vaiel, en el cielo nocturno, le deslumbró. Desde que había perdido la mano derecha en el salón de los Buelhorn, señores de Altoviento, no podía descansar bien. Durante el viaje desde la Fortaleza de Piedrahundida hasta las profundidades de los pantanos había estado durmiendo, mientras Lisandra, su asistente personal, se encargaba de mantener su estado de salud en buenas condiciones. 

Primero se acarició el muñón, ataviado con una venda nueva, pero aún le dolía la muñeca. Era un dolor que no debía sentir, pero ahí estaba, como testimonio tangible de sus errores como dirigente. Fabrizio era un hombre rechoncho, bien entrado en edad, con un largo pelo lacio, grisáceo y sucio, con marcas de guerra en la cara y en los brazos. Él era el barón de Piedrahundida, la capital de los Pantanos Isophius, una de las provincias más pobres del Imperio de Malasthar. Los tejemanejes de su hijo adoptivo habían llevado a su familia a aceptar una petición de matrimonio de Bianca Leone, una resolutiva mujer pero vasalla de los Buelhorn. Éstos se habían tomado la propuesta como una afrenta, como si Fabrizio y los suyos estuviesen arrebatando algo que era de su propiedad. Ambas familias lo habían pasado muy mal en la última guerra contra el Reino de Shadaleen, y esto fue la gota que colmó el vaso.

Los guardias que acompañaban al barón ordenaron al carruaje detenerse. El camino desde Piedrahundida finalizaba en un cruce limítrofe con los Humedales infectos, la terrible provincia sureña de los Pantanos Isophius: la carretera de tierra elaborada por los ancestros de los Orovecchio terminaba en un árbol enorme, de tronco grueso y ramas que caían como lágrimas inertes. Lisandra ayudó a Fabrizio a bajar de la cabina y los dos empezaron a caminar. La guardia personal, formada por dos hombres que sobrevivieron la traición en Altoviento y dos mujeres entrenadas a conciencia por Enyra Petreius, se quedaron para levantar un campamento en cerca del carruaje. La relación que los Orovecchio habían forjado con los rusalka del Santuario de los Pantanos databa de siglos atrás, cuando la invasión de hombres lagarto se había vuelto insoportable.

A pesar de las peticiones de auxilio al Imperio, los habitantes de los Pantanos Isophius tuvieron que resolver sus problemas entre sí. Fabrizio recordaba la promesa que le hizo a su padre, Tadeo Orovecchio, en el lecho de muerte de éste. «Uno de ellos debe estar entre nosotros, Fabrizio. Es lo que acordamos hace doscientos años. No lo olvides, hijo mío, pues esta carga cae ahora sobre tus hombros». Desde los albores de los tiempos, desde mucho antes de que el Rey Isophius conquistase los pantanos, la región era asolada por tribus de hombres lagarto. Estas criaturas reptilianas, obsesionadas con servir a algún mal desconocido que reptaba bajo la tierra, acababan con cualquier signo de vida en pos de satisfacer a las ignotas energías que les impedían descansar. 

Los Orovecchio ya llevaban cierto tiempo administrando la región y habían logrado sacar beneficios de las vainas de semillas lodosas, unas extrañas plantas pantanosas que crecían en lo más profundo de los marjales. Sin embargo, una nueva incursión de las bestias escamosas amenazaba con echar abajo lo que habían logrado. Malasthar esperaba algo más de los pantanos, y los Orovecchio no se podían permitir fracasar a sus señores, incluso si eso les llevaba a aliarse con los desagradables hombres pescado que convivían con las vainas de semillas lodosas. Efectivamente, ambas comunidades se habían estado masacrando entre sí por el control de ese preciado vegetal, sin prestar atención al enemigo común que se había estado haciendo fuerte tras ellos. Una noche de luna nueva, cuando Vaiel estaba oculta por la más absoluta oscuridad, Joan Orovecchio, patriarca de la familia, y Hokarien, chamán de la tribu rusalka, se reunieron en un claro de los marjales. Rodeados por sus allegados más íntimos, decidieron que jamás un humano y un rusalka lucharía por algo de los pantanos, y que avanzarían en pos del bien común. A cambio, cada generación entregaría un hijo a la otra, para que se estableciese una tradición de confianza entre ambos pueblos sin la intervención de la plebe. Este acuerdo debía quedarse entre los primogénitos y jamás ser revelado a los campesinos.

«Uno de ellos debe estar entre nosotros, Fabrizio», se repetía a sí mismo una y otra vez mientras intentaba mantener el equilibrio entre charcos y fango. Cuando vislumbró una de las lámparas de fuego azul, supo que ya se encontraba cerca. Lisandra caminaba con dificultad y su larga falda de lino crema iba manchándose cada vez más de barrio y suciedad, pero no parecía importarle. Ella era la fámula personal de Lady Paulina, pero la señora Orovecchio se quedó en Altoviento. Fabrizio no pudo rescatarla. Dos corpulentos acechadores rusalka detuvieron a la extraña pareja: uno de ellos, fuerte y rápido como un depredador letal, apartó a Lisandra de un golpe. El otro, algo más enjuto, se enfrentó a Fabrizio.

— ¡Qué redaños tiene el barón para presentarse aquí! — los rusalka arrastraban las «s» y las «r» cuando hablaban el común. — ¿Cómo osas, traidor? — el acechador levantó su antebrazo y una decena de finas espinas surgieron de su piel. Antes de que pudiese claváserlas a Fabrizio, algo le detuvo.

— ¡Madens, detente! — una voz femenina, regia como una galerna, resonó por todo el marjal. El corpulento rusalka se paró en seco, reconoció quién le había dado semejante orden y cesó su ataque. 

— Ella aún te aprecia, Orovecchio. — escupió a un lado, cerca de Fabrizio, y recogió sus armas naturales. — Espero que tu estancia sea tan corta como tu lealtad. — Madens hizo un gesto a su compañero, que también estaba a punto de acabar con Lisandra, y ambos volvieron a desaparecer entre la bruma del marjal.

Una figura femenina emergió de entre las nieblas, acompañada de dos hembras rusalka de incomparable belleza. Fabrizio suspiró al ver una cara conocida, pero la expresión de esta era de decepción.

— No me sorprende vuestra visita, lord Orovecchio. — no pudo evitar clavar la mirada en el muñón. — Sois hijo de chamana, ¿por qué no habéis conjurado el vigor de la Galerna que Ruge? — la rusalka, que tenía un porte digno de la mayor emperatriz que Ylat había contemplado, se acercó arrastrando su larga cola. De cintura para abajo era una anguila eléctrica, y se había adaptado a la vida terrestre aprendiendo a serpentear. De cintura para arriba era una bella mujer, con claros rasgos acuáticos. De pelo rojo fulgurante y mirada estoica, ante Fabrizio y su sierva, Lisandra, se encontraba Lady Nilsea, señora del Santuario de los Pantanos y oráculo viviente de Lenseng.

Fabrizio suspiró antes de pronunciar nada. El viaje había sido agotador, y ahora tenía que recuperar una tradición que se había olvidado por su culpa. Él incumplió el trato, no quería entregarle a Nilsea el fruto de su relación. Aunque ya no recordase a la madre. Los ojos de la rusalka se clavaron como lanzas obsidianas en el corazón de Fabrizio. Había llegado el momento; si no, lo que había logrado junto a Paulina se perdería en la lluvia. «Uno de ellos debe estar entre nosotros, Fabrizio».


Imagen: Dark Siren Lorelai, por Gavin Wynford en ArtStation.com

]]>
https://naufragio.net/acuerdo-de-los-primogenitos/feed/ 0 4630
Julianne Hawke (Black Snake) https://naufragio.net/julianne-hawke-black-snake/ https://naufragio.net/julianne-hawke-black-snake/#respond Fri, 16 Aug 2019 12:00:31 +0000 https://naufragio.net/?p=4618 Biografía

Creció de huérfana desamparada a triunfadora comercial de ventas. Fue adoptada a los once años por los Hawke, que se encargaron de corregir las malas formas de la joven Julianne y le dieron una oportunidad que nadie se había atrevido a darle a aquella niña de piel morena y rasgos mejicanos. Cuando la multinacional para la que trabajaba entró en bancarrota, Julianne supo aprovechar la oportunidad y utilizó las acciones que había adquirido a lo largo de su carrera para hacerse con parte de las subcontratas. Con el dinero que pudo acumular, se mudó hacia Teapot Dome y levantó su propia empresa, Hawke Inc., y construyó el centro comercial Paradise Square.

En el momento en que se transformó en el ideal de ciudadana americana, sus padres adoptivos murieron en un desgraciado accidente de tráfico en la autovía de camino a Teapot Dome. Los causantes habían sido unos maleantes de Santa Sophia, que se dieron a la fuga tras haber provocado una terrible desgracia que se cobró las vidas de dieciséis civiles. Este suceso marcó la vida de Julianne, que se comprometió a acabar con el crimen organizado y los delincuentes que parecían salir del barrio de Santa Sophia como sanguijuelas que devoraban los recursos de la sociedad.

La lucha de Julianne contra el crimen no fue tan productiva como sus negocios. La policía y los jueces de Teapot Dome parecían tener prisa en poner a la calle a todos los delincuentes que acababan en el calabozo. Julianne contactó con un viejo amigo de L.A.U.R.A., y decidió tomarse la justicia por su mano. Tenía en mente la creación de un exoesqueleto que le proporcionaría la fuerza suficiente para acabar con el cáncer de Teapot Dome: Santa Sophia. Tenía el dinero, los contactos y la motivación. Con la reciente aparición de los aumentados por el «Subidón Verde», los objetivos de Julianne se habían vuelto más peligrosos. Tan solo esperaba que esto fuese lo que quería.

El alter ego de Julianne, la Serpiente Negra, es un justiciero temido por los delincuentes de Santa Sophia. Y es bien conocido que la Serpiente Negra no toma rehenes ni deja supervivientes.


Hoja de personaje

  • Nombre: Julianne Hawke, alias «Black Snake»
  • Ocupación: Empresaria de día, vigilante de noche
  • Arquetipo: La Loba Solitaria
  • Desarrollo: 9
  • Potra: 4

Atributos

  • Frialdad: +5
  • Chulería: +2
  • Maña: +1
  • Labia: -2
  • Razón: +0

Recursos

  • Salud: 4 Estupenda (20-)
  • Ánimo: 2 Deplorable (33-)
  • Energía: 3 Pasable (25-)

Habilidades

  • Ferocidad empresarial
  • Aterrizar sin romperse un hueso

Mierdas y cacharros

  • Exoesqueleto de Black Snake (fuente de poderes, discreto)
  • Traje elegante a la moda
  • Teléfono inteligente con dos tarjetas SIM
  • Táser +5%, no letal
  • Navaja +3%
  • 100$ en billetes

Poderes

  • Armadura +3 (vía exoesqueleto)
  • Ataque de energía +1 (vía exoesqueleto)
  • Súpersalto +2 (vía exoesqueleto)

Imagen: Photopack 833. Francia Raisa por UNIVERSE-JPEG.

]]>
https://naufragio.net/julianne-hawke-black-snake/feed/ 0 4618
Alas solares I https://naufragio.net/alas-solares-i/ https://naufragio.net/alas-solares-i/#respond Fri, 09 Aug 2019 12:00:33 +0000 http://naufragio.net/?p=717 El reloj digital del despacho interrumpió el silencio que había llenado la sala durante las últimas dos horas. Kordell Palmer, un hombre delgado de rostro enjuto y procedencia irlandesa, suspiró suavemente a la vez que recogía el último informe; el trabajo que Owen Shipnewcard le había asignado para demostrar su aptitud y poder ascender al rango Adren se le estaba atragantando, agotando sus recursos y su energía.

Entre las sombras del atardecer pudo distinguir la sonrisa impoluta de uno de sus mentores, Terrence McCoil. No pudo evitar imaginar las palabras tintineantes del Philodox al presentar su trabajo desastroso; Kordell arrugó un pequeño folio lleno de garabatos y lo arrojó sobre la papelera, haciendo que rebotase y cayese al suelo debido a la gran cantidad de papeles amontonados en ella. Suspiró de nuevo mientras el sol se escondía bajo la infinita hilera de edificios de la ciudad.

Dos semanas antes, se había emitido un comunicado por todos los Túmulos de la Justicia Metálica anunciando el cierre del Proyecto Ícaro, y solicitando a quienes habían participado en él que colaborasen para suprimir a los sujetos denominados “Ícaros”. La tarea de Kordell consistía en elaborar un informe completo de los “Ícaros” que poseía la Delegación Norte y evaluar la peligrosidad de estos mismos. A pesar de ser descritos como “Parentelas mejorados a partir de tecnología Garou”, su mantenimiento era similar al de los vampiros: se alimentaban de sangre y poseían parte de sus “habilidades” vampíricas. Habían sido condicionados mediante entrenamientos, sesiones con un psicólogo y ciertos tipos de drogas intravenosas para asegurar su lealtad.

Pero desde que sucedió la Rebelión de Omega, todo el trabajo de preparación que se había realizado con los Ícaros se había ido al traste. El primer sujeto, un vampiro moribundo que poseía una anomalía en la sangre, permitió al Departamento de Investigación y Desarrollo construir los primeros Ícaros. Tras someterse al condicionamiento, olvidó todo recuerdo de su vida anterior. Pero con el paso del tiempo, recuperó sus memorias y empezó a provocar que el resto de sujetos recobrasen la personalidad que con tanto esfuerzo se había suprimido; esto desembocó en un repentino ataque en mitad de una misión que costó la vida a seis Garous y la deserción de siete Ícaros en total. Omega reunió a sus compañeros a las afueras de Oslo e intentaron escapar, pero su plan fue frustrado por Terrence McCoil. El Primer Ícaro fue destruido junto con otro disidente, los otros cinco fueron puestos en criogenización inmediatamente. El Proyecto Ícaro fue demasiado caro y útil como para destruir los frutos tan a la ligera.

Bajo el control de la Delegación Norte se encontraban otros cinco Ícaros e iban a ser preparados para entrar en un sueño criogénico, al igual que sus otros hermanos. Kordell ojeó cada informe individualmente para conocer mejor la personalidad de ellos y los logros que habían obtenido sirviendo a la Justicia Metálica; según la opinión del Theurge, era una enorme pérdida prescindir de los jóvenes cyborgs. El apoyo que habían prestado a la eliminación de amenazas tanto humanas como sobrenaturales había sido bastante notable. Y habían funcionado mucho mejor que algunos héroes de gran prestigio, aquellos bendecidos con la Pura Raza. Para Kordell, la Pura Raza era un estigma que se arrastraba desde hacía mucho tiempo. La luna iluminaba el despacho cuando finalizó su lectura.

Los nombres de los cinco sujetos del Proyecto Ícaro bailaban por su mente, al igual que sus historias. Todos provenían de familias Parentela aliadas en parte con la Justicia Metálica. Y las tragedias que habían llevado a aquellos jóvenes a formar parte del Proyecto eran únicas y horribles en sí mismas. Kordell se planteó los principios morales de su clan, ya que antes no había tenido oportunidad de leer los casos en detenimiento; la sonrisa humillante de Terrence McCoil apareció ante él, entre el barullo de letras y datos que tenía encima de la mesa de su despacho. El Theurge lanzó un último suspiro antes de apagar la luz y marcharse hacia su hogar, un piso pequeño en el downtown de Los Ángeles.

En la oscuridad del edificio de oficinas de la Delegación Oeste, zona en la que ahora trabajaba Kordell Palmer, una figura atlética de un metro sesenta y pocos centímetros se movió rápidamente detrás del Garou. Se coló en su despacho sin que éste se diese cuenta, quedándose en silencio después de que la puerta se cerrase. Respiró aliviado cuando escuchó el ascensor bajar, quedándose a solas. Kordell había dejado los papeles del Proyecto encima de la mesa, sin preocuparse en ordenarlos de nuevo.


Lambda

  • Nombre en clave: Rie Kitahara
  • Letra asignada: Lambda
  • Sexo: Femenino
  • Especialización: Ícaro de asalto
  • Cuidador: Giancarlo Punzzetto, Ahroun, Señor de la Sombra
  • Factor de rebeldía: ***

Antecedentes

Rie pertenecía al protectorado de los Contemplaestrellas en la zona del Tíbet. Gracias a los esfuerzos del Equipo de Relaciones Externas, logramos forjar una amistad con los Parentela de la zona y allí fue donde conocimos a la chica conocida como Kokoro Tsukigami. No sabemos demasiado antes de su inclusión al Proyecto Ícaro; al parecer servía como limpiadora doméstica en el lugar. Sus padres la abandonaron al temer que se convirtiese en un Garou, pero su genética al final se quedó en Parentela.

Aprendió las artes y técnicas que los propios monjes practicaban tras observarles en sus entrenamientos y repetir los movimientos a solas. Su talento parece natural, pero la práctica que tenía distaba mucho de ser profesional. Tras largas negociaciones con los Contemplaestrellas, pudimos reclutar a la pequeña Kokoro para probar una versión más suave del Proyecto Ícaro. La mala suerte quiso apoderarse de la joven, pues el avión en el que viajaba sufrió un sabotaje producto de uno de los tantos grupos que quieren destruir a la Justicia Metálica y se estrelló a pocas millas del aeródromo. Pudimos recuperarla, pero había sufrido demasiados daños y requirió cirugía Umbral de emergencia.

Como resultado, se la introdujo al Proyecto Ícaro estándar y superó los test correspondientes. Sufre algún tipo de daño nervioso, haciéndola bastante resistente al dolor pero también a los estímulos físicos positivos. Por ello, se le preparará para ser un Ícaro de asalto y se recomienda que se evite su asignación a tareas sociales.

Personalidad

Rie no recuerda nada de su vida anterior ni ha mostrado memorias emergentes. Suele ser bastante obediente, siempre y cuando su Cuidador le demuestre liderazgo. En un principio muestra desagrado por la debilidad y la compasión. Desconocemos si estos rasgos son inherentes de su antigua personalidad o los ha desarrollado tras haberse expuesto al condicionamiento.

Operativa

Rie ha participado en un total de veintisiete misiones, de las cuales veinticinco han sido de supresión de objetivos peligrosos y dos de infiltración. De todas ellas sólo ha fracasado en tres; cabe reseñar que el fracaso ha mostrado ser bastante molesto para Rie. Ha pasado por la tutela de dos Cuidadores: John Daniels, un Galliard de los Roehuesos que fue sustituido por Giancarlo Punzzetto, un Ahroun de los Señores de la Sombra que mostró mejor manejo de la personalidad de Rie. De sus tres misiones con John Daniels averiguamos el desprecio de Rie a la compasión.

Conclusión

Tras haber recobrado parte de sus recuerdos debido a la Rebelión Omega, Rie ha sufrido diversos trastornos de personalidad y se ha vuelto muy inestable. Debido a sus habilidades especializadas en asesinato silencioso, se recomienda desactivarla lo antes posible.


El folio que contenía el informe de Lambda era el primero que encontró. Ella lo leyó cuidadosamente, pero al finalizarlo no pudo evitar arrugarlo con violencia. Intentó respirar pausadamente. Kappa le había asignado esta misión para recuperar toda la información que pudiese sobre sus vidas anteriores. Lambda se sentó sobre la silla de Kordell Palmer y siguió leyendo las hojas de sus hermanos.


Xi

  • Nombre en clave: Elizabeth Hopkins
  • Letra asignada: Xi
  • Sexo: Femenino
  • Especialización: Ícaro polivalente
  • Cuidador: Andrew Hopkins, Philodox, Morador del Cristal
  • Factor de rebeldía: *

Antecedentes

Elizabeth era una de las múltiples chiquillas que nacían sin conocer realmente quién era su padre. Su madre, una humilde empleada de hotel del barrio de Queens, compartió cama una noche con un Garou desconocido y se quedó embarazada. Después de que fuese localizada por una manada de la Delegación Este, se acogió bajo la tutela de nuestros Parentelas. Sin embargo, la sustracción de la niña no sentó bien a su madre, que atacó inconscientemente al equipo mientras la retiraban. La mujer disparó un arma del calibre .38 a ciegas, alcanzando a Elizabeth en la parte occipital de su cabeza y en uno de sus omoplatos.

Estuvo clínicamente muerta durante diez minutos, pero la rápida actuación de uno de los Theurge logró sanar el daño antes de que acabase por completo con la chiquilla. Después de pasar varios meses en cama, se decidió introducir a Elizabeth en el Proyecto Ícaro para darle una nueva oportunidad.

(Lo siguiente se encuentra escrito a bolígrafo, probablemente por Kordell) Esta niña no era la más lista de su clase. Probablemente la escogieron porque era Parentela y porque nadie iba a echarla de menos. Su madre fue descuartizada y enterrada con zapatos de cemento en Raitan Bay.

Personalidad

Elizabeth no dista mucho de ser una adolescente normal de catorce años. Mentalmente no es muy estable, asemejándose a una niña más joven. Es muy obediente y suele tolerar bien las críticas, esforzándose más por complacer a su Cuidador. En un principio se le asignó otro nombre, pero no reaccionaba correctamente ante él. Por decisión del equipo del Proyecto y su Cuidador se le devolvió su nombre original.

Operativa

Elizabeth ha participado en once misiones, de las cuales tres han sido de asalto, cuatro de aspecto social y las últimas cuatro de captura e interrogación. Ha demostrado ser mediocre en el mejor de los casos, sin destacar en ninguno de los campos nombrados. Posee tres habilidades vampíricas diferentes y no destaca en ninguna de ellas; sin embargo, es una de los Ícaros más obedientes.

Conclusión

Siempre y cuando no se le mezcle con otros Ícaros, la fidelidad de Elizabeth está asegurada. En caso de que no quede otro remedio, la Ícaro Xi no presenta más peligro que un Cachorro recién despertado.


Abrió uno de los cajones y recogió una carpeta vacía, de color azul celeste y con el emblema de la Justicia Metálica grabado en ella. Lambda sonrió por las descripciones tan acertadas de su compañera Xi. Colocó el informe de Xi el primero y a continuación introdujo el suyo, alisándolo con los dedos.

Escuchó en el pasillo los pasos del vigilante, que se acercaba al despacho de Kordell a realizar la ronda. Rápidamente, guardó el resto de los informes y apagó la luz de la mesita. En cuanto escuchó el pitido del abrepuertas, esperó a que la puerta se abriese y entrase el orondo guarda de seguridad. Permitió que diese tres pasos dentro del lugar antes de abalanzarse sobre él. George había prometido pintar la habitación de los niños cuando regresase del turno nocturno, pero Lambda se encargó de que no pudiese hacerlo jamás.


Imagen: Infiltration: Cyberpunk

]]>
https://naufragio.net/alas-solares-i/feed/ 0 717