Estatua de Kaj 2

La caída de Kaj: segunda parte

La comida y bebida de la taberna estaban muy bien, pero algo en nuestro interior nos apremiaba a continuar nuestro camino. Muy a nuestro pesar abandonamos aquel pequeño remanso de paz y fuimos todos juntos hacia la gran mansión de Sangar Su. Elvin, que ya se había recorrido el pueblo mientras esperaba nuestra llegada, y Drostre capitaneaban el grupo. Ninguno de nosotros sabía lo que el hado nos tenía preparado.

Leer más «La caída de Kaj: segunda parte»
La caída de Kaj I

La caída de Kaj: primera parte

Dejamos atrás del Templo de Kaj y no había ni un solo día en el que me arrepintiese de haberles dejado volver a entrar a por la estatuilla. Sí, volvíamos a cargar con la estatuilla de Kaj. Éramos como una panda de idiotas que vagan con los ojos vendados por un sendero al borde de un acantilado.

Desde que salimos del templo pudimos comprobar que el poder que encerraba la piedra estaba latente. Por los aledaños encontramos adoradores de Kaj, como los últimos habitantes de Criabul. También fuimos atacados por alguna que otra horda de orcos. Quizá todos fueron atraídos por estatuilla, o quizá no, pero desde que portábamos  el mal con nosotros ya nada me parecía casual.

Leer más «La caída de Kaj: primera parte»
Conociendo a Judith

Conociendo a Judith

Nathan se percató de Judith una agradable tarde de septiembre en a una de las reuniones que organizaba la Justicia Metálica. Estaban destinadas a que los garou presentasen sus parentelas al resto de manadas bajo la farsa de un picnic. En un principio no le hacía mucha gracia asistir. Este tipo de eventos los consideraba, despectivamente, «exposición del nuevo ganado». Pero la insistencia de Veronica Rogers para que conociera gente nueva hizo que asistiera esta vez. Eso sí, a desgana.

Leer más «Conociendo a Judith»

Recuerdos olvidados

Recuerdos Olvidados I (Jo)

La luna brilla menguante esta noche. La pequeña vela encendida en la tienda de campaña parpadea creando juegos de luces y sombras. La muchacha deja el diario de vuelta a su sitio y mira a su acompañante.

–¿Qué es esto, Alair?

–Algo que deberías saber.

–¿Saber? ¿A qué te refieres? Es absurdo… Además, Belkas llegará de un momento a otro y nos encontrará husmeando en sus cosas… y este mes no creo que pueda soportar más latigazos.

Alair suspira y empuja el diario con su pata de nuevo hacia la chica.

–¡Mira, gato estúpido! Es a mí a quien le duelen los latigazos, ¿sabes? no a ti. Tu eres incorpóreo, no sabes qué es el dolor, pero yo, sí.

–Sí que se qué es el dolor. Una vez tuve cuerpo…

Leer más «Recuerdos Olvidados I (Jo)»