Primera misión de Jenkins

La primera misión de Jenkins

«Nunca vueles alto, porque te quemarás. Nunca vueles bajo, porque te matarán».

Las palabras del Maestro-durante-tres-días se marcaron a fuego en la cabeza de Donald Jenkins mientras las nubes de polución de Nueva York flotaban suspendidas bajo el córax. El mundo era un lugar extraño para Donald, un marginado social más de los suburbios. Su corta y aburrida vida había estado llena de pequeñas alegrías y grandes desgracias, colocándole en el escalón más bajo de la población americana. Sobreviviendo en trabajos denigrantes y a base de perritos calientes y hamburguesas grasientas, la visita de su Maestro-durante-tres-días cambió la percepción que tenía sobre la sociedad. Donald nunca quiso ser un hombre cuervo, a pesar de que estaba destinado a serlo desde el momento de su nacimiento.

Leer más “La primera misión de Jenkins”

Redes de virtud

Redes de virtud

Se hizo el silencio tras el centenar de disparos que atravesaron su pecho, en forma Lilian. Escuchó los gritos desgarradores de la Reina Ananasa en su mente, insultándola y acusándola de traidora a sus deseos. Valeria tan sólo miró a los ojos del asesino que ordenó su ejecución, uno de los mandamases del clan que arruinó su vida, el que puso aquella misteriosa joya de color rojo en su poder; Henry Beret dio la orden de alto el fuego a su equipo. Los soldados, entrenados exclusivamente para tratar con seres sobrenaturales, dejaron paso a su jefe, que se puso a la altura de la Ananasi fusilada. Aún permanecía con su cuerpo convertido en una araña-centauro, lo que significa que quedaba un hilo de vida en ella. Pero la sangre estaba manando deprisa por las heridas de bala; a Valeria no le quedaba mucho.

Leer más “Redes de virtud”

Shock-Rates

Shock-Rates 1K523

Me gusta el camarote del último ferry en el que viajo, desde donde dejo ésta bitácora en la senso red, por mi propia seguridad, mientras el pecio oscila hacia Perséfone 2B, en el sector colonial de Nueva Wichita, en la Vía Incógnita.

He tenido la fortuna de que se me asigne un habitáculo con ventana, el azar ha estado de mi lado por una vez. Tumbado en mi cápsula, esperando el aviso de coma inducido, trato de recordar cuando fue la última vez que me sentí un tipo con suerte mientras contemplo el cosmos a través del cristal de policarbonita, sucio y arañado. Y me remontó mucho tiempo atrás.

Leer más “Shock-Rates 1K523”

La reina pelirroja

La reina pelirroja

Una historia que acaba bien

Todo apuntaba a que iba a ser un día normal para Catherine Moineau. Apartó las sábanas y el frío invernal de la mañana acarició sus cabellos carmesíes, motivando a su cerebro a esconderse bajo el manto protector y cálido que yacía cerca. Refunfuñando algo incomprensible, comenzó a realizar sus tareas cotidianas. Después de desayunar deprisa y corriendo, pues el reloj había comenzado a ir más rápido de lo normal, abandonó su piso en Brooklyn para dirigirse a su nuevo empleo, preparada para impresionar.

Leer más “La reina pelirroja”