Lobo en supermercado

Lobo en supermercado

Los raros signos humanos eran tan incomprensibles y absurdos como caminar a dos patas. Mike Harris el Apestoso había enseñado a Donna que un círculo rojo y con una línea por el medio significaba “prohibido”, como la parte de la Letanía donde se hababa de no aparearse con Garous. Entonces, ese círculo sobre una figura canina significaba que los perros no estaban permitidos; pero ella era un lobo al fin y al cabo. Los humanos no sabían distinguir una cosa de la otra porque eran idiotas. Donna se sentó sobre sus cuartos traseros mientras observaba a los monos tras la pared transparente. Quizás se esforzaba mucho en mirar, porque parte de su hocico estaba pegado al “cristal”, como lo llamaba Sinnerfield, dejando un reguero de babas y vaho de respiración; pero eso a Donna no le importaba lo más mínimo.

Leer más “Lobo en supermercado”

Gérmenes infectos

Gérmenes infectos

El siguiente documental fue publicado por la cadena de televisión Sierra 41 tras el arresto de las hermanas criminales conocidas como las Ladronas del Asco. Tras la reciente huída de la cárcel de máxima seguridad para Aumentados, El Bastión, la televisión pública ha comenzado a emitir de nuevo la historia de las hermanas Pérez-Guzmán, un macabro relato lleno de engaños, muertes y envenenamientos. Pasen y vean los gérmenes infectos de la civilización, unos seres tan increíbles como sorprendentes y malignos.

Leer más “Gérmenes infectos”

El lloro de Barbarella

El lloro de Barbarella

9 de junio de 2118

Desde la mierda que pasé en el Parque de Atracciones con los zumbados de Amstrad Red, he intentado volver a las calles a ser el viejo Byron de siempre. Sin embargo, Ciudad Capital huele a rancio, hiede a problemas que no son de los existenciales, pero cuando uno curra de lo que curro yo, transmitir calma enfría y mantiene amistades.

La información es una pieza jugosa, un zumo que ha de probarse poco a poco sin atragantarse; los suburbios están bullentes de miedo, y nadie se atreve a pronunciar una palabra. La caída de la Troupé de los Payasos ha agitado demasiados avisperos, resintiendo el negocio; menos mal que conozco un par de comunas dónde una buena lata de Smash es recibida con miradas perdidas y bocas babeantes.

Siento algo en mi interior, y no es un buen rabo erecto, que no me deja dormir. Por la mañana vomito nada más que baba y gargajos blanquecinos: duermo solo. Quizás demasiado.

Leer más “El lloro de Barbarella”

Podredumbre del Orgullo Ragabash

Podredumbre del orgullo II

El encierro de la banshee

Lee la primera parte de la historia.

Jack recordó cómo entró en Estados Unidos al mismo tiempo que cruzaba el umbral de la habitación donde se encontraba el cuerpo de Varick. Allí, en el claustrofóbico metro de los Ángeles, el cuerpo de su camarada yacía encerrado en una barrera espiritual. Al igual que su mente en sus primeras horas en Norteamérica.

Obligado a asumir su forma humana casi continuamente, Diente Pútrido adoptó el nombre de Jack Tanner para el gobierno estadounidense. Él y Varick se trasladaron a un barrio peligroso de los Ángeles, donde su compañero Parentela encontró trabajo de mecánico.

Jack, que nunca había aprendido a integrarse en la sociedad humana, pasaba sus días viviendo como un perro callejero, alimentándose de porquería y durmiendo a salvo en la casa de su colega. Varick desconocía si existían Garous que custodiasen las zonas, así que regresaba por las noches con miedo a que Jack hubiese sido asesinado por hombres lobo o algo peor.

Leer más “Podredumbre del orgullo II”

El examen final

El examen final

Terrana, 28 de abril de 2078. 17:21 de la tarde.

Un accidente espacial ocurrió en una de las pequeñas callejuelas de la ciudad, y el responsable fue un ex convicto de uno 40-50 años de edad que conducía su aeronave bajo las influencias del bio-alcohol y la meta-cocaína. El parte de la neopolicia explicaba los hechos y víctimas, 21 muertos y 13 heridos por explosión. Entre ellos la madre de Nor, un joven de unos 19 años de edad, estudiante de la Academia Militar Korng.

Norbert Nightmare, de 1,90m de altura, ojos verdes, pelo liso moreno y cuerpo robusto, quería ser miembro del ejército que defendía su planeta. Al enterarse de aquel percance y escuchar que su madre estaba herida grave, fue corriendo al Hospital Kleptor para ver qué le había pasado. Asustado corrió sin pararse ni un instante, y al llegar a la habitación, vio a su madre en la cama tirada sin un brazo y con media pierna. Llorando se acercó a ella, vio que estaba en coma y que no respondía.

El doctor le dijo que estaba muy grave y que costaría que siguiese viva: había que implantarle un brazo y una pierna de adamantio para que pudiese caminar. Nor aceptó las condiciones que le comentaron, pero coste de operación sería muy difícil de pagar. Nor convencido decidió aceptar y empezó a pensar de donde iba a sacar el dinero mientras regresaba a su casa, enfadado y triste; pensó millones de ideas pero ninguna era de utilidad.

Leer más “El examen final”