Lobo en supermercado

Lobo en supermercado

Los raros signos humanos eran tan incomprensibles y absurdos como caminar a dos patas. Mike Harris el Apestoso había enseñado a Donna que un círculo rojo y con una línea por el medio significaba “prohibido”, como la parte de la Letanía donde se hababa de no aparearse con Garous. Entonces, ese círculo sobre una figura canina significaba que los perros no estaban permitidos; pero ella era un lobo al fin y al cabo. Los humanos no sabían distinguir una cosa de la otra porque eran idiotas. Donna se sentó sobre sus cuartos traseros mientras observaba a los monos tras la pared transparente. Quizás se esforzaba mucho en mirar, porque parte de su hocico estaba pegado al “cristal”, como lo llamaba Sinnerfield, dejando un reguero de babas y vaho de respiración; pero eso a Donna no le importaba lo más mínimo.

Leer más “Lobo en supermercado”

Podredumbre del Orgullo Ragabash

Podredumbre del orgullo II

El encierro de la banshee

Lee la primera parte de la historia.

Jack recordó cómo entró en Estados Unidos al mismo tiempo que cruzaba el umbral de la habitación donde se encontraba el cuerpo de Varick. Allí, en el claustrofóbico metro de los Ángeles, el cuerpo de su camarada yacía encerrado en una barrera espiritual. Al igual que su mente en sus primeras horas en Norteamérica.

Obligado a asumir su forma humana casi continuamente, Diente Pútrido adoptó el nombre de Jack Tanner para el gobierno estadounidense. Él y Varick se trasladaron a un barrio peligroso de los Ángeles, donde su compañero Parentela encontró trabajo de mecánico.

Jack, que nunca había aprendido a integrarse en la sociedad humana, pasaba sus días viviendo como un perro callejero, alimentándose de porquería y durmiendo a salvo en la casa de su colega. Varick desconocía si existían Garous que custodiasen las zonas, así que regresaba por las noches con miedo a que Jack hubiese sido asesinado por hombres lobo o algo peor.

Leer más “Podredumbre del orgullo II”

Fueron amigas

Fueron amigas

El sistema de selección de personal de la Justicia Metálica era severo. Era uno de los clanes Garou más influyentes del planeta y quizás el que más Moradores del Cristal tenía en sus filas. Las malas lenguas comentaban que sus científicos creaban monstruosidades dignas de servir al Wyrm, pero sus altos cargos lo negaban completamente, alegando que eran investigaciones para ayudar a mejorar Gaia.

Uno de esos proyectos que causó mucho revuelo fue el llamado “Amanecer Tardío“. Custod Aeson y Jan Nevershire eran sus creadores y poseían grandes listas de jóvenes promesas Garou esperando entrar a colaborar en el desarrollo.

Leer más “Fueron amigas”

Podredumbre del Orgullo Ragabash

Podredumbre del orgullo I

Los soldados no opinan

En la mentalidad de un miembro de la Camada de Fenris, la supervivencia del más apto es ley de vida. Mientras caminaba por las calurosas calles de Los Ángeles, el solitario Ragabash Jack Tanner se dirigía calle abajo tras haber sido abandonado por Hildelgarde von Humboldt, la hermana de su colega Varick.

Él había enseñado a la joven Garou la situación actual de su hermano, pero ella no mostraba ningún interés en buscar por la Umbra a la responsable; aunque Jack sabía que tarde o temprano aquel terrible espíritu aparecería para cobrarse la vida de Hilde. El humo de los deportivos se atascaba en su garganta. Carraspeando, sacó un pañuelo sucio de su gabardina y escupió el gargajo negro. Era consciente de que su orgullo había sido perdido hace mucho tiempo, pero debía hacer entrar en razón a la joven cachorra para protegerla.

Años atrás, Jack Tanner no se hacía llamar así; era Diente Pútrido, un inexperto lupus de la Camada de Fenris que había descubierto su herencia Garou en una pelea territorial con otro lobo de su manada. Recogido por una manada poco ortodoxa llamada las Bestias de Odín, Diente Pútrido recibió mil y una humillaciones antes de tener permiso para ser Cliath, Rango Uno.

Leer más “Podredumbre del orgullo I”

Primera misión de Jenkins

La primera misión de Jenkins

«Nunca vueles alto, porque te quemarás. Nunca vueles bajo, porque te matarán».

Las palabras del Maestro-durante-tres-días se marcaron a fuego en la cabeza de Donald Jenkins mientras las nubes de polución de Nueva York flotaban suspendidas bajo el córax. El mundo era un lugar extraño para Donald, un marginado social más de los suburbios. Su corta y aburrida vida había estado llena de pequeñas alegrías y grandes desgracias, colocándole en el escalón más bajo de la población americana. Sobreviviendo en trabajos denigrantes y a base de perritos calientes y hamburguesas grasientas, la visita de su Maestro-durante-tres-días cambió la percepción que tenía sobre la sociedad. Donald nunca quiso ser un hombre cuervo, a pesar de que estaba destinado a serlo desde el momento de su nacimiento.

Leer más “La primera misión de Jenkins”