Fueron amigas

Fueron amigas

El sistema de selección de personal de la Justicia Metálica era severo. Era uno de los clanes Garou más influyentes del planeta y quizás el que más Moradores del Cristal tenía en sus filas. Las malas lenguas comentaban que sus científicos creaban monstruosidades dignas de servir al Wyrm, pero sus altos cargos lo negaban completamente, alegando que eran investigaciones para ayudar a mejorar Gaia.

Uno de esos proyectos que causó mucho revuelo fue el llamado “Amanecer Tardío“. Custod Aeson y Jan Nevershire eran sus creadores y poseían grandes listas de jóvenes promesas Garou esperando entrar a colaborar en el desarrollo.

Leer más “Fueron amigas”

Podredumbre del Orgullo I

Podredumbre del orgullo I

Los soldados no opinan

En la mentalidad de un miembro de la Camada de Fenris, la supervivencia del más apto es ley de vida. Mientras caminaba por las calurosas calles de Los Ángeles, el solitario Ragabash Jack Tanner se dirigía calle abajo tras haber sido abandonado por Hildelgarde von Humboldt, la hermana de su colega Varick.

Él había enseñado a la joven Garou la situación actual de su hermano, pero ella no mostraba ningún interés en buscar por la Umbra a la responsable; aunque Jack sabía que tarde o temprano aquel terrible espíritu aparecería para cobrarse la vida de Hilde. El humo de los deportivos se atascaba en su garganta. Carraspeando, sacó un pañuelo sucio de su gabardina y escupió el gargajo negro. Era consciente de que su orgullo había sido perdido hace mucho tiempo, pero debía hacer entrar en razón a la joven cachorra para protegerla.

Años atrás, Jack Tanner no se hacía llamar así; era Diente Pútrido, un inexperto lupus de la Camada de Fenris que había descubierto su herencia Garou en una pelea territorial con otro lobo de su manada. Recogido por una manada poco ortodoxa llamada las Bestias de Odín, Diente Pútrido recibió mil y una humillaciones antes de tener permiso para ser Cliath, Rango Uno.

Leer más “Podredumbre del orgullo I”

Primera misión de Jenkins

La primera misión de Jenkins

«Nunca vueles alto, porque te quemarás. Nunca vueles bajo, porque te matarán».

Las palabras del Maestro-durante-tres-días se marcaron a fuego en la cabeza de Donald Jenkins mientras las nubes de polución de Nueva York flotaban suspendidas bajo el córax. El mundo era un lugar extraño para Donald, un marginado social más de los suburbios. Su corta y aburrida vida había estado llena de pequeñas alegrías y grandes desgracias, colocándole en el escalón más bajo de la población americana. Sobreviviendo en trabajos denigrantes y a base de perritos calientes y hamburguesas grasientas, la visita de su Maestro-durante-tres-días cambió la percepción que tenía sobre la sociedad. Donald nunca quiso ser un hombre cuervo, a pesar de que estaba destinado a serlo desde el momento de su nacimiento.

Leer más “La primera misión de Jenkins”

Redes de virtud

Redes de virtud

Se hizo el silencio tras el centenar de disparos que atravesaron su pecho, en forma Lilian. Escuchó los gritos desgarradores de la Reina Ananasa en su mente, insultándola y acusándola de traidora a sus deseos. Valeria tan sólo miró a los ojos del asesino que ordenó su ejecución, uno de los mandamases del clan que arruinó su vida, el que puso aquella misteriosa joya de color rojo en su poder; Henry Beret dio la orden de alto el fuego a su equipo. Los soldados, entrenados exclusivamente para tratar con seres sobrenaturales, dejaron paso a su jefe, que se puso a la altura de la Ananasi fusilada. Aún permanecía con su cuerpo convertido en una araña-centauro, lo que significa que quedaba un hilo de vida en ella. Pero la sangre estaba manando deprisa por las heridas de bala; a Valeria no le quedaba mucho.

Leer más “Redes de virtud”

La reina pelirroja

La reina pelirroja

Una historia que acaba bien

Todo apuntaba a que iba a ser un día normal para Catherine Moineau. Apartó las sábanas y el frío invernal de la mañana acarició sus cabellos carmesíes, motivando a su cerebro a esconderse bajo el manto protector y cálido que yacía cerca. Refunfuñando algo incomprensible, comenzó a realizar sus tareas cotidianas. Después de desayunar deprisa y corriendo, pues el reloj había comenzado a ir más rápido de lo normal, abandonó su piso en Brooklyn para dirigirse a su nuevo empleo, preparada para impresionar.

Leer más “La reina pelirroja”