La condena del Indolente

La condena del Indolente

El resplandor verdoso procedente de la espada de luz le cegó durante unos instantes. Aguantó la respiración mientras el filo de plasma le acariciaba el cuello y galvanizaba parte de su piel expuesta, pero no perdió la compostura mientras su antiguo maestro. El ídolo al que había colocado en un pedestal metafórico, se jactaba de su evidente y nefasta corrupción.

– Ah, la virtud. El emblema imaginario que nos plantó Jan hace siglos y que nos ha obligado a vagar por el universo sin rumbo. ¿Ves en mí a alguien virtuoso? – el hombre, ataviado con una túnica harapienta de color gris y con un aspecto desastroso, negó con la cabeza. – Te di una nueva oportunidad cuando los demás te la negaron. No me obligues a ejecutarte.

Las palabras del anciano resonaron por la cavernosa estancia en la que se encontraban. El joven le había perseguido por todo el cuadrante, hasta que pudo emboscarlo en una mina orbital. Las luces de servicio titilaban tenuemente, iluminando a duras penas la escena entre aquellos dos enemigos. A pesar de que creía no albergar dudas, el viejo tragó saliva en espera de una respuesta. Dichos momentos se diluyeron en sintonía con la tensión del ambiente, mientras los recuerdos inundaban su memoria.

Leer más “La condena del Indolente”

Estrellas Errantes: Una vida mejor

Una vida mejor

Debido a la ingente necesidad de mano de obra barata y la complicada ubicación de las explotaciones mineras en los cuadrantes estelares, la Corporación Rayem diseñó las micro-cabinas de sueño, asfixiantes sarcófagos fabricados en plástico y pseudoacero, que permitían alojar a miles de trabajadores en un espacio reducido a cambio de sacrificar el confort más básico. Con la sensación de ser poco más que sardinas enlatadas esperando ser consumidas, los obreros y operarios de las estaciones orbitales renunciaban al calor del hogar a cambio de lugares de descanso compactos y de coste reducido.

Cada noche, tras haberse dado una relajante ducha de vacío, Galen se acurrucaba en su micro-cabina a perderse en las imágenes de su tecno-tablet, rememorando tiempos mejores en su planeta natal, Deugilia IX. Como tantos otros, Galen se había visto obligado a emigrar hacia las explotaciones mineras en busca de Créditos rápidos para pagar la interminable lista de deudas que su familia había contraído con el Imperio.

Leer más “Una vida mejor”

Shock-Rates

Shock-Rates 1K523

Me gusta el camarote del último ferry en el que viajo, desde donde dejo ésta bitácora en la senso red, por mi propia seguridad, mientras el pecio oscila hacia Perséfone 2B, en el sector colonial de Nueva Wichita, en la Vía Incógnita.

He tenido la fortuna de que se me asigne un habitáculo con ventana, el azar ha estado de mi lado por una vez. Tumbado en mi cápsula, esperando el aviso de coma inducido, trato de recordar cuando fue la última vez que me sentí un tipo con suerte mientras contemplo el cosmos a través del cristal de policarbonita, sucio y arañado. Y me remontó mucho tiempo atrás.

Leer más “Shock-Rates 1K523”

El errante de las estrellas

Sé que me has estado buscando a través de varios sectores: los míos son muy esquivos, sin duda. ¿Qué quieres que te diga? No existe un secreto para el futuro, ni un grial precioso que guarde el misterio de la eternidad. Sólo nuestra historia, la de aquellos que nos perdimos por las estrellas hace milenios. Toma asiento y escucha, tus ojos refulgen con interés.

Leer más “El errante de las estrellas”