La caída de Kaj I

La caída de Kaj: primera parte

Dejamos atrás del Templo de Kaj y no había ni un solo día en el que me arrepintiese de haberles dejado volver a entrar a por la estatuilla. Sí, volvíamos a cargar con la estatuilla de Kaj. Éramos como una panda de idiotas que vagan con los ojos vendados por un sendero al borde de un acantilado.

Desde que salimos del templo pudimos comprobar que el poder que encerraba la piedra estaba latente. Por los aledaños encontramos adoradores de Kaj, como los últimos habitantes de Criabul. También fuimos atacados por alguna que otra horda de orcos. Quizá todos fueron atraídos por estatuilla, o quizá no, pero desde que portábamos  el mal con nosotros ya nada me parecía casual.

Leer más «La caída de Kaj: primera parte»
Humanizar Bestias

Humanizar bestias

Los Moradores del Cristal de Utah tenían entre manos un proyecto ambicioso, producto de varios experimentos con perros callejeros: John Sunderland y Charles Donnington dieron con un sistema por el cúal se inducía a un animal el comportamiento y el mapa cerebral de un humano, otorgándole la conciencia de una persona, pero conservando sus habilidades como criatura.

John era un tipo americano tocando ya la treintena, de complexión fibrosa y pelo castaño. Sus ojos marrones brillaban con ingenio y despedía un aura de bondad poco común en un miembro del Departamento de Investigación y Desarrollo. Había nacido bajo una Media Luna, adjudicándole la función de juez y jurado del Philodox.

Leer más «Humanizar bestias»
Profecía de la fantasía final II

Profecía de la fantasía final II

Kantandech

La acción cambiaba a otro lugar. Maverick se despertaba en su casa, alterado por el sueño que acababa de tener; el propio personaje decía al jugador que tenía que llegar a la fiesta de graduación de su instituto, por lo que el objetivo se transmitía rápidamente, sin parar a pensar en lo que había sucedido con Pascal en las minas. La casa de Maverick nos hacía entender que no vivía demasiado feliz en su casa y que tenía una hermana pequeña llamada Elan. Una vez que se marchaba de casa -no sin antes recoger un Cuchillo Jamonero del recibidor- podía explorar la ciudad antes de llegar al edificio del instituto.

Leer más «Profecía de la fantasía final II»