Los tiempos están cambiando

He pasado por baluartes, fortalezas, puertas interdimensionales y lugares de denominación tan rara como los entes que los ocupaban. Ahora, no queda otra que estar a la deriva con los restos del naufragio. Total, para lo que queda de mi mente, una isla es demasiado y las piezas esparcidas por el mar son planicies inconstantes en las que me puedo apoyar.

Habrá que caminar con cuidado por las tablas estropeadas. Primero un paso y luego el otro, en orden y compañía.


Imagen: Bumskee Cave

Maurick Starkvind

Aprendiz de escritor desde siempre, rolero empedernido desde los trece y nintendero desde los cinco. Empecé en esto de la creatividad porque no había dinero para los salones recreativos.

TwitterFacebookPinterestYouTube

Un comentario

Deja un comentario