Los tiempos han cambiado

Los tiempos han cambiado

Los inicios de El Naufragio fueron erráticos y desordenados. Quería crear algo mío, dejar una marca en el vasto Internet que, de algún modo, me recordase. Ya lo intenté con Heaven’s Gate y Ad Infinitum, pero esos proyectos surgían de mi colaboración con otras personas que estaban involucradas, en mayor o menor medida. Pero El Naufragio tenía que ser algo propio, de Maverick Highwind. Con el tiempo renuncié a esa identidad y la transmuté en el Maurick Starkvind de ahora, a la vez que dejaba de ser tan hater y abría mi mente a nuevos conceptos, juegos e ideas. Sin la ayuda de Amy, esto no hubiese podido ser posible; pero, ruego al lector me permita bogar un rato por el pasado.

Como dice mi biografía, empecé a jugar al rol porque no había dinero para jugar a las recreativas. Literalmente. Mi hermano y yo creábamos hojas de personaje y reglas para emular videojuegos como el Doble Dragón o aquel de los Simpson que soporta hasta cuatro jugadores (cada uno encarnando a un miembro de la familia), y poníamos en funcionamiento unos escenarios creados con Lego y juguetes variados. Para mí, y con el conocimiento reunido a lo largo de los años, esas fueron mis primeras partidas de rol.

Luego vinieron los inevitables primeros años y los comienzos tumultuosos con Vampiro: Edad Oscura y Dungeons and Dragons 3ª edición, en los que me tocaba ser el árbitro porque nadie más quería serlo. De mi inexperiencia nacieron partidas que es mejor olvidar, pero la chispa de la creatividad empezó a aflorar –quizás de manera poco adecuada– y en un tiempo fui absorbido por una gran campaña de Hombre Lobo: El Apocalipsis. Ser jugador estaba muy bien, pero en mi cráneo las cosas se ordenaban de forma distinta, e inevitablemente el puesto de Director de juego se había aferrado a mi mente con fuerza, como un extraño organismo extraterrestre dispuesto a sustituir mi masa encefálica por una renovada y alienígena.

Heaven’s Gate ha sido muchas cosas, pero hasta la fecha es el proyecto más duradero que he tenido, aunque inconcluso. No queda mucho más que decir y el intento de cerrarlo fue un sonoro fracaso. Ylat y Turbotónico son escenarios de campaña en los que debería trabajar más, pero es sentarme a escribir algo y llenarme de tedio: hay miles de documentos redactados sobre mundos fantásticos con elfos y orcos, al igual que hay una miríada de historias sobre individuos normales con superpoderes. Tengo que quererme un poco más, lo sé, pero las profundidades de la mente son lugares insondables a pesar del apoyo moral que recibo.

A finales de 2016 redescubrí Rápido y Fácil, y de ahí surgieron varias entradas hablando de este sistema de juego y lo interesante que me parecía. Quisimos adaptarlo para continuar con el escenario de campaña de Ylat, y el esfuerzo acabó transformándose en lo que es el sistema Athkri: un manual sencillo, de libre distribución, y –en teoría– fácil de comprender y jugar. La práctica nos hizo dudar un poco: si bien la idea en sí es muy sencilla, la ejecución no es todo lo rápida que me gustaría; hay que comprobar una tabla, recordar el progreso del daño, etc. Aun así, estamos muy orgullosos de Athkri y nos chifla Rápido y Fácil. Sin embargo, cuando ya llevábamos unas cuantas partidas de la Salvación de Nasbel, comenzamos a sentirnos un poco endogámicos. Amy y yo necesitábamos aire fresco, probar otros juegos que no requiriesen demasiada preparación y abrir nuestra mente a nuevos conceptos.

Debido a este dilema surgió la idea de jugar Estrellas Errantes. Conocí el juego de Eirendor cuando creé la cuenta de Twitter de El Naufragio, y me llamó la atención todo lo que rodeaba a dicho libro. La forma de presentar el mundo de juego, la redacción de las reglas, las clases y las razas; no sé, había algo entre esas palabras que despertó, de nuevo, la chispa de la creatividad. Estrellas Errantes me presentó a The Black Hack, y de ahí otra revelación: el sistema Athkri no era ni tan rápido ni tan fácil como prometía ser –aunque el concepto de jugar sin niveles ni bonificaciones, solo Atributo + Habilidad me encanta–, pero este “hack” de D&D tenía todos los ingredientes para jugar de forma casi instantánea. Reuní a mis jugadores interesados en probar una partida de space-opera con un poco de terror alienígena y nos lanzamos a la piscina de la retransmisión de partidas online.

Preparé un pequeño relato sobre el tema de la campaña –que aún no se ha explorado en partida por completo– y su propia sección en la Biblioteca del Naufragio. Debo continuar actualizándolo, pero me siento satisfecho con el resultado. Conocer The Black Hack me ha ayudado a perfeccionar Athkri (ya tenemos entre bastidores la versión 3.0) y la facilidad de creación que ofrece me ha permitido ya crear nuestro propio hack para jugar a ambientaciones manganime tipo Dragon Ball, Pokémon o Slayers. Aún tenemos que pulirlo, pero lo publicaremos de forma gratuita como hemos hecho con Athkri o la campaña Cyberpunk de Shadow Dancer. Además, tenemos un par de suplementos para Estrellas Errantes, con nuevas Clases, tesoros alienígenas y adversarios en la recámara.

Sin embargo, tanta creación está empezando a consumirme. La saturación nunca es buena, por lo que en El Naufragio nos tomaremos el mes de abril 2018 de completo descanso, sin publicaciones, para recargar fuerzas y volver a cogerle el gusto de mantener una bitácora en línea. Mis problemas con la mesura son tales, que si algo me encanta termino por agotarme con ello. Y no queremos que esto pase, por lo que Amy me ha recomendado parar un tiempo y disfrutar de lo que ya hemos creado.

Para lo que queda de marzo, nuestros náufragos continuarán publicando material puntualmente, y para generar un poco de hype, dejamos un listado con todo lo que tenemos ya escrito y pendiente de corregir. La idea es ir publicando un suplemento al mes.

Sistema Athkri

Clases

  • Bárbaro
  • Brujo
  • Caballero
  • Gurú
  • Maestro de las espadas
  • Sacerdote
  • Tecnópata

Razas

  • Acéfalo
  • Antrófito
  • Caelesti
  • Gripo (y Croante)
  • Iblisio
  • Katomorfo
  • Muertos vivientes (Zombi, esqueleto, redivivo y vampiro)
  • Oblap
  • Ogro (Bicéfalo y Unojo)
  • Serafentes

Reglas adicionales

  • Explorar lo desconocido (Hexcrawl)
  • Psiónica
  • Superpoderes
  • Técnicas combinadas

Estrellas Errantes

El breviario del errante intergaláctico

  • Adaptación de The Item Hack.
  • 8 artefactos tecnológicos.
  • 20 artefactos insólitos de culturas alienígenas.
  • 2 nuevas Clases de personaje (Antrófitos y Piscem).
  • Nuevos adversarios.

Catálogo planetario de la Corporación Rayem

Clase Androide

Ceniza asfixiante

Agradecemos, de verdad, todas las visitas, comentarios en las redes sociales, +1, me gusta o similares, y que se comparta el contenido de esta humilde bitácora para que llegue a todo aquel que quiera o necesite material gratuito de rol, o entretenerse leyendo alguno de nuestros relatos cortos.


Imagen: Concept Art from the cancelled Neuromancer movie

Maurick Starkvind

Aprendiz de escritor desde siempre, rolero empedernido desde los trece y nintendero desde los cinco. Empecé en esto de la creatividad porque no había dinero para los salones recreativos.

TwitterFacebookPinterestGoogle PlusReddit

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.