La Gran Cacería

La Gran Cacería

Para celebrar el Día del Rol Gratis, 16 de Junio del 2018, hemos creado esta impresionante y hollywoodense aventura inspirada en demasiadas cosas, pero por destacar: grandes clásicos del cine como The Running Man, Escape from New York, Predator y Tiburón (solo porque aparecen tiburones. Con ametralladoras). Videojuegos como Terraria, Starbound y Turok, y el trabajo de Grapas & Mapas con el Pozo de Brunnenburg.

Ya dejamos las referencias, vale. Es una aventura semi-auto-generable para Estrellas Errantes en la que los protagonistas tendrán que participar en una celebración ritual que está a punto de convertirse en el programa de moda en la Senso-Red.

Leer más “La Gran Cacería”

La condena del Indolente

La condena del Indolente

El resplandor verdoso procedente de la espada de luz le cegó durante unos instantes. Aguantó la respiración mientras el filo de plasma le acariciaba el cuello y galvanizaba parte de su piel expuesta, pero no perdió la compostura mientras su antiguo maestro. El ídolo al que había colocado en un pedestal metafórico, se jactaba de su evidente y nefasta corrupción.

– Ah, la virtud. El emblema imaginario que nos plantó Jan hace siglos y que nos ha obligado a vagar por el universo sin rumbo. ¿Ves en mí a alguien virtuoso? – el hombre, ataviado con una túnica harapienta de color gris y con un aspecto desastroso, negó con la cabeza. – Te di una nueva oportunidad cuando los demás te la negaron. No me obligues a ejecutarte.

Las palabras del anciano resonaron por la cavernosa estancia en la que se encontraban. El joven le había perseguido por todo el cuadrante, hasta que pudo emboscarlo en una mina orbital. Las luces de servicio titilaban tenuemente, iluminando a duras penas la escena entre aquellos dos enemigos. A pesar de que creía no albergar dudas, el viejo tragó saliva en espera de una respuesta. Dichos momentos se diluyeron en sintonía con la tensión del ambiente, mientras los recuerdos inundaban su memoria.

Leer más “La condena del Indolente”

Estrellas Errantes: Una vida mejor

Una vida mejor

Debido a la ingente necesidad de mano de obra barata y la complicada ubicación de las explotaciones mineras en los cuadrantes estelares, la Corporación Rayem diseñó las micro-cabinas de sueño, asfixiantes sarcófagos fabricados en plástico y pseudoacero, que permitían alojar a miles de trabajadores en un espacio reducido a cambio de sacrificar el confort más básico. Con la sensación de ser poco más que sardinas enlatadas esperando ser consumidas, los obreros y operarios de las estaciones orbitales renunciaban al calor del hogar a cambio de lugares de descanso compactos y de coste reducido.

Cada noche, tras haberse dado una relajante ducha de vacío, Galen se acurrucaba en su micro-cabina a perderse en las imágenes de su tecno-tablet, rememorando tiempos mejores en su planeta natal, Deugilia IX. Como tantos otros, Galen se había visto obligado a emigrar hacia las explotaciones mineras en busca de Créditos rápidos para pagar la interminable lista de deudas que su familia había contraído con el Imperio.

Leer más “Una vida mejor”

Androide para Estrellas Errantes

Clase Androide

Desde que comenzamos a jugar la campaña de Ocaso Sideral, mi hermano pequeño, que interpreta a Norbert Nightmare, me ha estado preguntando por la existencia de una posible raza robótica para ir transformando a su personaje en un poderoso ciborg indomable. Debido a la facilidad que presentan Estrellas Errantes y The Black Hack para crear nuevo contenido, y tras haberle dado un buen repaso a Aventuras en la Marca Estelar, un juego ci-fi de temática similar, he confeccionado una nueva Clase para Estrellas Errantes que creo que podrá cumplir con las expectativas de Nightmare.

Leer más “Clase Androide”

Los tiempos han cambiado

Los tiempos han cambiado

Los inicios de El Naufragio fueron erráticos y desordenados. Quería crear algo mío, dejar una marca en el vasto Internet que, de algún modo, me recordase. Ya lo intenté con Heaven’s Gate y Ad Infinitum, pero esos proyectos surgían de mi colaboración con otras personas que estaban involucradas, en mayor o menor medida. Pero El Naufragio tenía que ser algo propio, de Maverick Highwind. Con el tiempo renuncié a esa identidad y la transmuté en el Maurick Starkvind de ahora, a la vez que dejaba de ser tan hater y abría mi mente a nuevos conceptos, juegos e ideas. Sin la ayuda de Amy, esto no hubiese podido ser posible; pero, ruego al lector me permita bogar un rato por el pasado.

Leer más “Los tiempos han cambiado”