El secreto del Ekol

Año 319 del Calendario Esserino

Antes de que Malasthar llegase hasta las fronteras de Éilerenn y antes de que Nerettea fuese llamada así, los habitantes de Esseria temían la expansión del Imperio de Artrexa. Abarcaba la totalidad de Nerettea y gran parte de Malasthar, que se veía reducida a las provincias del Bosque de Xalanth y El Dominio. En esa época, Esseria era controlada por el creciente reino de Shadaleen y la férrea determinación de Artrexa. Aún no existía esa eterna rivalidad entre Shadaleen y Malasthar. Aún no se habían desentrañado los secretos del Maná.

Artrexa era una nación fuerte, levantada a través del trabajo en las minas sureñas y una agresiva campaña de conquista. Su principal fuente de ingresos era la obtención y refinamiento de un mineral llamado “ekol”; a este misterioso mineral de color azulado se le conocía como “el mineral del agua” porque solía acumularse cerca de extensos cuerpos de agua subterráneos, como ríos o lagos. El imperio vendía sus productos fabricados con ekol al resto de naciones humanas, que a su vez lo utilizaban en sus enfrentamientos contra los reinos élficos. Muchos arcanistas y artesanos intentaron descubrir el método de refinamiento del extraño mineral, pero su perfeccionamiento era un secreto guardado en las profundidades de Artrexa.

Y Malasthar, una nación que se encontraba en pleno crecimiento, luchaba por liberarse de la opresión de Shadaleen y Artrexa. La Orden Bendita de Xelastris, una organización religiosa con orígenes éileros, encontró en los dirigentes del reino de Malasthar los mecenas que necesitaba para construir su templo principal, y la Familia Real encontró en la Orden un método de afianzar su poder de expansión.

Así, tras haber madurado como campeón de Xelastris, Pascal Porach recibió una misión que cambiaría su vida: junto a la clériga Lorain Verris y la geomántica Stala Saymang, habría de viajar hacia las tierras de Artrexa y averiguar el método para refinar el mineral de ekol. Con ese conocimiento, Malasthar podría explotar sus propias minas de ekol y presentar fuerza ante el dominio de Artrexa.

Esta idea la he recuperado de mi primer proyecto de RPG Maker. Aquel RPG Maker PRO que me bajé en partes desde alguna página de AngelFire. El concepto de Pascal y su grupo en busca de un misterioso artefacto ya estaba presente en aquel pseudo juego, pero no me paré a desarrollarlo ni siquiera un ápice. Ahora es una idea que me agrada y que puede utilizarse para ampliar la historia de Esseria.


Imagen: Fantasy Landscape por Feng Zhu Design.

Maurick Starkvind

Aprendiz de escritor desde siempre, rolero empedernido desde los trece y nintendero desde los cinco. Empecé en esto de la creatividad porque no había dinero para los salones recreativos.

TwitterFacebookPinterestYouTube

Deja un comentario