Cosmologia de Ylat

Cosmología

Enciclopedia de Ylat

El mundo de Ylat se encuentra en el Sistema de Kaeduin y comparte su espacio con varios planetas que, según científicos gnómicos y eruditos arcanos, están todos conectados por hilos metafóricos de energía trascendental. A pesar de que los mortales han ansiado viajar a tales mundos empleando la tecnología que han desarrollado a través de la historia, no existen registros de que se haya logrado tal hazaña.

Muchas culturas asumen que los astros celestes que aparecen en el cielo de Ylat cuando la estación va a cambiar son obra de los espíritus deíficos, como mensaje de advertencia para los mortales. Las festividades de temporada que se celebran tienen un origen tan antiguo que la mayoría lo ha olvidado, quizás exceptuando los elfos.

Los astros

Kaeduin, la Luz Estelar

La estrella que ilumina Ylat y el resto de planetas es un sol de tamaño medio. Creada hace milenios, la luz de Kaeduin es fuerte y su brillo potencia las plegarias de aquellos que rezan a Xelastris, el Dragón de los Días y retoño de la Luz Estelar.

Se dice que su fulgor llega a más planetas que los cinco conocidos, pero el Velo Obsidiana impide ver más allá de Desgoth.

Sistema estelar de Ylat
Sistema estelar de Ylat

Pryefon, el Yermo Ocre

Un enorme cuerpo celeste formado por azufre, rocas y tierra ardiente; es el que se encuentra más cerca de la estrella, motivo por el que su superficie es inhóspita y abrasadora. Sin embargo, los eruditos y los estudiosos afirman que se suele ver, de vez en cuando, una extraña forma reptando por la superficie del planeta.

Durante una semana al año, en la víspera de la primavera, Pryefon ocupa parte del cielo ylatí. El Banquete de Nueva Vida es celebrado en su honor.

Rasmalk, el Hogar de las Llamas

Pequeño planeta formado básicamente por gases, líquido ardiente y escasas placas tectónicas de piedra llameante. Los arcanistas sugieren que gran parte de las almas de los demonios fueron exiliadas a este planeta, y que las furiosas erupciones que emergen hacia la atmósfera son estas criaturas intentando escapar.

Durante tres días entre primavera y verano, Rasmalk arde en el cielo nocturno. Los elfos de Vilennea temían que fuese un fenómeno causado por los iblisios de Gylran; décadas tras la caída del Imperio, se acabó relacionando la presencia de Rasmalk con el Solsticio de Crecio.

Blosgeis, la Esfera Violeta

Este melancólico planeta está completamente seco y tiene un tamaño similar a Ylat. Se desconoce qué ocurrió para que la superficie se convirtiese en un erial púrpura. Entre ciertas cábalas de brujos se adora a una entidad vestigial que vive en los polos de Blosgeis, aunque este ser nunca ha contestado sus plegarias.

Cuando Blosgeis empieza a aparecer en el cielo de mediodía, es la señal de que el Crecio está llegando a su fin y es cuando se celebra el Festival de la Cosecha.

Ylat, la Cuna de la Vida

Ylat (o Y’Lat según la grafía) es el cuarto planeta en su sistema estelar. La rotación alrededor de su estrella tarda 360 días en completarse. Los otros tres cuerpos celestes que preceden (y el siguiente) a Ylat se encuentran -teóricamente- deshabitados y no son aptos para albergar formas de vida como la ylatí.

Desgoth, la Sombra Estelar

El quinto planeta en el Sistema de Kaeduin, es una acumulación de hielo, ceniza y atmósferas pesadas. La estructura volátil de Desgoth provoca que las diferentes emanaciones gaseosas y níveas de su superficie se filtren al espacio. La existencia de este planeta sugiere que el Velo Obsidiana sea parte del propio Desgoth. Una de las sectas más extremas de Vaiel creen que es el Erial, y que las almas, al morir, viajan a través del Velo Obsidiana hacia los parajes de la Sombra Estelar.

En el momento en que el Sorguerno comienza a hacer su presencia, Desgoth aparece durante unas horas en el cielo. Esto marca el comienzo del Solsticio de Sorguerno y del Réquiem por los caídos.

El Velo Obsidiana

Una enorme nube de ceniza, polvo y nieve que ocupa el gigantesco espacio más allá de Desgoth. Es tan grande que ofusca aquello que se encuentra más allá de la Sombra Estelar, y rota constantemente alrededor de la órbita de Kaeduin. Los arcanistas sugieren que existen más mundos más allá del Velo, pero que la presencia de Desgoth les oculta de la Luz Estelar.

Las realidades circundantes

Los efectos devastadores que tuvo la Guerra de los Antiguos en las hebras de la realidad de Ylat dieron lugar a varias dimensiones paralelas en las que otros seres y lugares se formaron. Estas realidades circundantes se encuentran alrededor del plano de existencia original, llamado el Mundo de la carne, compartiendo espacio metafísico en el mismo planeta.

Muchos eruditos y sabios arcanos han intentando comprender la razón de la existencia de estos reinos alternativos, pero no han logrado encontrar un motivo que explique su creación. A lo largo y ancho de las tierras de Ylat se encuentran desgarros telúricos que permiten acceder a estos extraños mundos; por lo general están ocultos a los ojos no entrenados, y se necesita celebrar algún tipo de ritual o atravesarlos durante un momento en concreto del calendario.

Sylestria

Una tierra de leyenda, rebosante de vida y vegetación, dónde los sentimientos bullen a flor de piel. Los núcleos de población son escasos, pero bien organizados, que son gobernados por un concilio de poderosos seres feéricos conocido como los Reyes Vetustos.

Los colores, las emociones y los sentidos son el doble de intensos que en el Mundo de la carne. Cuando Sylestria empezó a desvanecerse en el cielo otoñal, varios caminos se abrieron, permitiendo entrar a los Primeros Moradores y corrompiendo a uno de los Reyes Vetustos.

Los elfos y los gnomos son oriundos de este plano existencial.

Reino onírico

Los Primeros Moradores de Ylat no descansaban, pues no necesitaban renovar sus energías. Se cree que, tras la Guerra de los Antiguos, la conciencia de los supervivientes fue seccionada en dos por un último hechizo, y esto provocó la creación del Reino onírico. Cuando un mortal duerme, parte de su espíritu viaja hacia las estériles llanuras y colinas de este lugar surrealista. El perpetuo cielo anaranjado, cubierto de nubes grises, lo ilumina con una inquietante tonalidad naranja, lo que ha llevado a varios eruditos a creer que el Reino onírico se encuentra ubicado en el planeta Blosgeis, en lugar de ser una versión alternativa de Ylat.

Uno de los espíritus deíficos más terribles de la creación fue encerrado por su progenitor en lo más profundo del Reino onírico; las pesadillas en las que el suelo se retuerce como si fuesen olas del mar son muy comunes, siendo producto de este monstruoso ser.

La Urdimbre

No es exactamente otro plano de existencia, sino más bien una capa invisible y metafórica que rodea por completo a Ylat, el Mundo de la carne. Formada después de la llegada de los Primeros Moradores a las tierras ardientes, la presencia de la Urdimbre permite a aquellos con el don de las artes arcanas lanzar conjuros y celebrar sus rituales; se asume que es una reminiscencia de las energías astrales que copaban los mundos antiguos, y que se retroalimenta de las almas de aquellos que mueren como forma de perseverar la energía mágica.

El Erial

Denominado por sacerdotes y presbíteros como una versión retorcida de Ylat, el Erial es un mundo devastado, cubierto de ceniza y ruinas, habitado por los espíritus miserables de aquellos que no son capaces de regresar a la Urdimbre. Los arcanistas que juegan con la no-vida y la nigromancia condenan su alma a pudrirse en este lugar por toda la eternidad.

Ciertos fanáticos con conocimientos de astrología asumen que el Erial es, en realidad, la superficie del planeta Desgoth.


Banner: Galaxy wallpaper de wallpaperbetter.com

Montaje sistema estelar

Maurick Starkvind

Aprendiz de escritor desde siempre, rolero empedernido desde los trece y nintendero desde los cinco. Empecé en esto de la creatividad porque no había dinero para los salones recreativos.

TwitterFacebookPinterestGoogle PlusYouTubeReddit

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.