Profecía de la fantasía final I

Profecía de la fantasía final I

Mi primer proyecto fallido

Con esta serie de entradas pretendo relatar mis primeras experiencias en crear un “entorno” de campaña, mis primeros -y desastrosos- pinitos con el worldbuilding.

Final Fantasy Prophecy

Mi primer proyecto en RPG Maker PRO -descubrí un tiempo después que el verdadero nombre de esta aplicación era RPG Maker 2000-, que tomó forma mientras navegaba y descubría el mundillo de los creadores de juegos a través de webs como Hellsoft o las comunidades de Geocities de Final Fantasy, fue concebido en el verano de 2002, junto con mi primer ordenador personal. Como cualquier prepúber fascinado con la idea de crear su propio juego, empecé con el culmen de la originalidad: un Final Fantasy, pero con mi propia historia y mis propios personajes. Obviamente, en unos meses el concepto se desbordó y fue abandonado en pos de otra idea nueva, otro entretenimiento menos agotador o algo de lo que no me acuerdo. Probablemente.

No he podido recuperar el proyecto en sí. En esa época mi gestión de los recursos audiovisuales se resumía a meter en la carpeta RTP del programa todo lo que encontraba y lo iba usando según la marcha, así que lo que he encontrado ahora es sólo los archivos de los mapas y la base de datos, en un formato ilegible por cualquier programa conocido. Por lo menos mi memoria recuerda gran parte de lo que sucedía en el juego y puedo dejarlo plasmado. Para recordarlo. Los recuerdos son siempre importantes.

Idea general

El omnipresente Maverick Highwind era el protagonista central de una trama complicada entre dos mundos -o líneas temporales- y debía luchar entre mantener su propia personalidad y salvar al mundo de una amenaza atemporal. Nuestra historia se relataba entre la moderna ciudad de Kantandech, en el presente, y el antiguo reino de Analeen, en el pasado. Por algún tipo de paradoja temporal, Maverick existía en ambos mundos y era la clave para enfrentarse al ente que amenazaba con consumir la existencia de la humanidad. Evidentemente, una de las primeras historias no podía alejarse del héroe elegido.

El sueño del inicio

Fui construyendo la historia a medida que iba aprendiendo a utilizar el RPG Maker y no me esforcé en encontrarle una lógica adecuada a la narración. El juego comenzaba con una escena en una cueva: dos Paladines, Pascal y Lina, acompañados de una Geomántica llamada Saris, estaban explorando las minas de una región desconocida en busca de un mineral con propiedades mágicas. Se entraba directamente en exploración y combates típicos del Final Fantasy, sin más explicación que el escueto diálogo del comienzo. Sin embargo, cuando Pascal encontraba el susodicho mineral, aparecía un Mago Temporal que estaba huyendo de las fuerzas del reino dónde se encontraba: se llamaba Jeffrey y ofrecía su ayuda a los intrusos. Tras derrotar a un par de guardias, Jeffrey instaba al grupo a utilizar su habilidad “Teletransporte” para escapar de la cueva. Tras activarla, el grupo desaparecía en una luz azulada y la escena se fundía en negro.

Esta primera escena inspiró la idea de partida “El secreto del ekol“. En esta bitácora se han publicado ya las biografías de los protagonistas.


Imagen: Blue Vortex wallpaper

Maurick Starkvind

Aprendiz de escritor desde siempre, rolero empedernido desde los trece y nintendero desde los cinco. Empecé en esto de la creatividad porque no había dinero para los salones recreativos.

TwitterFacebookPinterestGoogle PlusReddit

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.