Mundo de Tinieblas

Heaven’s Gate: Renovación

Recupero una de las entradas que publiqué en mi antiguo blog en la que redacté una de las sesiones de Heaven’s Gate, en concreto de la Quinta Temporada. Es un texto nostálgico, en el que aún no sabía qué dirección iba a tomar la epopeya ficticia, pero que me sirve para rememorar las ideas que dieron forma a mi campaña de Mundo de Tinieblas.

Bruma Nocturna

La noche cae fría, Bruma Nocturna está caminando por una carretera abandonada. Luego de andar un rato, divisa una cabina telefónica y realiza una llamada.

Tiene una pequeña discusión con Rufus. Le dice que necesita ayuda para acabar con Les Flamberts, a lo que Rufus le contesta que si realmente requería apoyo, que hubiese regresado con la manada.

En medio de la llamada, un hombre alto, encorvado, con el pelo largo, gafas de sol negras y redondas, chaleco de cuero con el pecho al descubierto, pantalones de cuero negro ajustados y unas camperas, cuelga el teléfono.

Bruma y él mantienen una larga conversación, sobre un “Carnaval” y sobre que varias personas quieren acabar con la vida del metis. El hombre se presenta como Birdman, entre los continuos elogios que Bruma Nocturna se dedica a sí mismo.

Al finalizar la conversación, Birdman desaparece en una nube de plumas y Bruma decide regresar a su Túmulo.

De camino al aeropuerto más cercano, se percata de que el lugar está sospechosamente oscuro y no se nota ni un alma. Indudablemente, es obra de Birdman, el cúal explica a Bruma que su función en ése momento era retrasar su caminata.

Bruma Nocturna despierta caminando por una carretera muy cercana a la frontera con Bilbao. Un tumulto de gente está corriendo en dirección contraria. Él pregunta a la primera persona sobre lo que está ocurriendo: Bilbao ha sido reducida a un cráter gigantesco.

Curioso cómo él sólo, decide acercarse al cráter. Allí, no observa nada. En la Umbra, sin embargo, un gigantesco dragón púrpura revolotea la ciudad, que lentamente se está hundiendo en el mar.

Al salir de la Umbra, se encuentra con Les Flamberts, que le coaccionan para que colabore en rescatar a sus líderes que permanecen encerrados en el fondo del cráter. Bruma Nocturna se lo piensa mucho y las criaturas se van; Bruma se tira el moco llamándoles “hijos míos”.

Sin lograr nada útil, camina hasta el aeropuerto más cercano, siguiendo el objetivo que tenía previamente. Allí, se encuentra con una figura envuelta en una túnica, con la que mantiene una breve conversación. A pesar de ser un Fostern bastante habilidoso, Bruma Nocturna no se esperaba que ésa persona fuese Blanchard, el Salubri compañero de Angelus que exterminó a Aránzazu y a Pedro Alba, y que acabase con él con tanta facilidad.

Blanchard arrancó el corazón de Bruma Nocturna con una precisión escalofriante, dejando caer el cuerpo del metis al suelo, inerte, sin vida…

Peñasco Blanco

Mirando al pasado, recordamos a los Zarpas de Teluria, la manada a la que pertenecía Mauricio Belmonte:

Después de que pasasen unos meses de tranquilidad absoluta, el caos comenzó a invadir a los Zarpas de Teluria.

Una fuerte discusión entre Angélica y Karlos provocó que éstos dos duelasen a muerte, terminando con sus vidas. Por esto, Kuerry, compañera sentimental de Karlos, cogió a su hija y abandonó el túmulo, en dirección desconocida.

Después de esa pérdida para la manada, algo más grave ocurrió. Laro, líder del clan, y su manada, murieron de forma extraña. A pesar de que las investigaciones oficiales demostraron que su muerte había sido natural, ciertas personas no estaban de acuerdo con ése veredicto.

Johnny Towers comenzó el proyecto Mundo Onírico, en el que se podría entrenar a los Ícaros sin que recibiesen daño físico, conservando toda habilidad aprendida.

Para probarlo se utilizaban sujetos sin ningún tipo de valor (a discrección de los jefes del proyecto). Mauricio Belmonte y Estefanía Merino participaron en el proyecto, ya que por diversos motivos obtuvieron esa condición; también participaron cuatro personas traídas por el clan de Bilbao (el cúal estaba aliado con Johnny y su equipo).

Tras el fracaso absoluto del proyecto, las relaciones Cantabria-Bibao cesaron durante un tiempo.

Mauricio Belmonte fue expulsado del clan, tras haber huído con una Garou del clan de Bilbao.

Las tensiones en el clan crecían; Johnny Towers llevó el cargo de líder todo el tiempo que pudo hasta que, por la presión sometida por los Moradores del Cristal americanos y ciertos proyectos que no llegaron a buen puerto (Mundo Onírico), el título le fue arrebatado por Terrence McCoil, que se proclamó nuevo líder.

Días más tarde, la “revolución por la libertad” de los Ícaros fue llevada a cabo por Patrick y su equipo, siendo completamente frustrada por Terrence McCoil. Ésto causó la muerte de Patrick.

Después de esto, la manada de Trovianni abandonó el clan y se dirigió hacia Italia. Las hadas comenzaron a sentirse incómodas con el trato que recibían por parte de las nuevas manadas traídas por el nuevo líder y también se fueron, con destino desconocido.

La reciente desaparición de Johnny Towers, Carl e Inma da a entender que la misteriosa muerte de Laro y su manada no fue “accidental”.

Los Zarpas de Teluria habían sido reducidos a cuatro personas, Felipe de Marichalar, Faustino Falguera, María Falguera y Sasha, que debido a la muerte de su padre y su hermano, se unió a la manada.

Johnny Towers dejó un mensaje a Felipe: “Estaremos en contacto“.

Una nota que llegó a manos de Felipe insinuaba que fuesen a Dinamarca, concretamente a Copenhague. Se confirmó las intenciones de aquella nota, que supuestamente estaba escrita por Johnny, cuándo Faustino recibió una similar.

Divagaron mucho e intentaron visitar a uno de los pocos mayores que quedaban en el clan, Urquijo, y vieron que también había desaparecido, así que decidieron regresar a sus casas a meditar el plan.

Marta, la hija de Felipe, había recibido un e-mail con un vídeo en el que una figura sospechosamente parecida a Johnny Towers les pedía que se reuniesen en Moscú con una mujer llamada Victoria Romanchenko.

Tras hacer las maletas, los dos Garous tomaron rumbo Moscú con su familia. El avión que Faustino había contratado pertenecía a una compañía de vuelos muy barata y debía hacer escala en un pequeño pueblo cercano a Copenhague.

En un momento en el que fueron al baño, todo el aeropuerto fué invadido por una espesa niebla negra. Birdman se presentó ante ellos, invitándoles al “Carnaval“.

Desconcertados después de que aquel hombre desapareciese en una nube de plumas azabaches, regresaron con sus familiares; Sasha les dijo que pasaron seis horas desde que se fueron al wáter y que habían perdido el avión. Para empeorar la cosa, tendrían que esperar dos días para coger el siguiente avión a Rusia.

Decidieron descansar en una pensión del pueblo y pasar esos días de turismo.

Durante un paseo por las calles, Faustino se fijó en un niño que iba vestido con un gorrito rosa y un poncho del mismo color, que estaba pidiendo “para comprar vino”. Los ojos del crío se iluminaron al ver a Faustino, y le comentó que Birdman le había dicho que él era su padre. El nombre del crío era Bernabé. Faustino no salía de su asombro mientras Felipe hacía bromas divertidas. A Sasha no le hacía ninguna gracia.

Luego de discutir mucho con aquel chaval, Faustino pasó del asunto después de que el niño le diese una copia exacta de su carnet de identidad; Birdman se lo dió para que identificase a su supuesto padre. Faustino le gritó a Bernabé que el nunca le pondría un nombre tan feo a un hijo suyo y se fue a un bar; Felipe y los demás le siguieron.

En el bar tuvieron una conversación con el camarero sobre el tal “Carnaval“, pero él no sabía nada. A Felipe se le ocurrió la idea de ir al aeropuerto por la Umbra y ver qué es lo que se cocía.

Una vez allí, vieron que el lugar estaba rodeado por una nube de la espesa niebla negra, y que varias aves, concretamente cuervos y pelícanos negros, revoloteaban por encima del lugar.

Felipe gritó, requiriendo la atención de aquella persona, Birdman.

El hombre raro emergió de la oscuridad y mantuvo una pequeña conversación con ellos. Les mostró una fotografía de sus familiares, indicando que “algo” ocurriría si no asistiesen al “Carnaval“.

También les mostró las fotografías de varios participantes del carnaval, destacando la de Victoria Romanchenko. Según Birdman, ésa chica estaba de camino al pueblo dónde estaban.
Los Zarpas de Teluria decidieron irse de ahí.

Más tarde y de nuevo en el bar, meditaron el asunto. Faustino recibió una llamada de un supuesto Johnny. Les preguntó por qué no estaban en Moscú ya. Después de eso, les citó a las afueras del pueblo.

Esperaron un buen rato hasta que una figura tapada en una túnica gris se les acercó y les dió una PDA. Ésa persona parecía ser Esperanza.

Faustino estuvo investigando en la PDA. Al parecer, contenía una base de datos con todos los Garous que habían pertenecido a la manada de los Zarpas de Teluria y otros tres Garous más: Custod Aeson, Rufus Sentinel y Victoria Romanchenko. Comprobaron que realmente Victoria estaba de camino, así que decidieron esperarla.

En el aeropuerto de nuevo y tras varias horas de espera, recibieron a Victoria. Ella les explicó que Birdman había hecho que perdiese varias horas y que, por eso, puso rumbo a aquel pueblo. También les comentó que el hombre raro le dijo que tenía un hijo, supuestamente el mismo que Faustino.

La joven rusa no despertó mucha confianza en Faustino y Felipe, ya que era incapaz de contestar a las preguntas que ellos le hacían.

Básicamente, su función era restaurar los lazos con el clan de Copenhague, ofreciendo poderosos aliados (Faustino, Felipe, etc), pero debido a que ellos dos se sentían desconcertados por el asunto del “Carnaval“, le dijeron que fuese rumbo Copenhague y que le alcanzarían si Birdman no se presentaba. Victoria se fue a regañadientes.

Felipe esperó una semana a ver si el “Carnaval” se cumplía o Birdman daba señales de vida. Al no ser así, pusieron rumbo a Copenhague en un coche alquilado.

En la entrada a Copenhague, se encontraron con un soldado que no les dejaba pasar a pesar de la insistencia de Faustino; decidió entonces llamar a Victoria para que intentase solucionar el problema. Ella lo logró utilizando Persuasión.

Unos minutos más tarde vieron a Victoria con la actual líder del clan de Copenhague, la Corona Congelada, Carla Katharina. Por lo visto, Victoria había logrado introducirse en el clan como guardaespaldas de ésta señora.

La mujer, que estaba tullida debido al incidente con Mauricio y los Filium Duae meses atrás, recibió al equipo amablemente y les invitó a ir al castillo del clan, ya reformado.

Allí, se acomodaron. Felipe se sorprendió al ver el trato que recibía Julieta, una metis. Pero recordó que éste ya no era el clan del Peñasco Blanco.

Un camión con diferentes tipos de alimentos estaba llegando a la ciudad. En el Centro de Sanidad, el camionero tuvo una fuerte discusión con uno de los soldados encargados de repartir comida, ya que carecía del certificado de sanidad.

El camionero, llamado Sam, que era muy arrogante e insolente hizo varios comentarios despectivos, lo que provocó que el soldado le pegase un puñetazo. Todo esto ocasionó una fuerte lucha en la que fue pateado por varios hombres, provocando que sufriese su primer cambio.

Birdman avisó a Carla Katharina: un Garou estaba masacrando soldados y había que ponerle solución al asunto.

Para probar la fidelidad y la habilidad de sus nuevos aliados, Carla envió a Felipe, Sasha y Faustino a localizar y suprimir al violento crinos.

Faustino decidió enfrentarse al enrabietado camionero, pero fue suprimido de manera violenta. Sasha y Felipe tuvieron que salvarle. Felipe le arrancó las piernas con su klaive.

Llevaron al camionero al castillo, dónde Carla les pidió que le depositasen en la mazmorra; más tarde un Galliard se encargaría de él.

Felipe y su hijo Milo fueron a practicar en el patio con armas de fuego y armas blancas.

Faustino fue hacia la mazmorra con el cuerpo del camionero tullido. El hombre se despertó después de que lo encerrase e intercambió un par de palabras poco amigables con Faustino.

Un rato más tarde apareció un hombre con rastas, camisa hawaiana, pantalones anchos y sandalias. Se llamaba Ricardo y era el Galliard encargado de realizar el rito del despertar al camionero. Tuvo que pedirle ayuda a Faustino ya que su ritual era un poco peculiar y requería la ingesta de varias drogas.

Sam conoció su linaje Garou: Camada de Fenris, Ahroun, aparte de vomitar toda la celda.

Ricardo se fue a por un folio en el que estaba escrito lo que tenía que comentarle al nuevo cachorro y Faustino se puso a jugar a la PSP.

Cómo se aburría y Ricardo no regresaba, Faustino comenzó a dar vueltas por el castillo con Sasha y se encontró con Carla en el recibidor.

Mientras tanto, Birdman, que por lo visto pertenecía también al clan, visitó a Sam y le invitó a participar en el “Carnaval“. También regeneró sus piernas. Después de eso, Sam intentó largarse del castillo. Lamentablemente Faustino estaba con Carla y Victoria en el recibidor y no pudo ser.

Debido a su personalidad terca, Sam provocó que Faustino le cortase los brazos por orden directa de Carla; así aceptó colaborar con el clan y asumir su identidad Garou. Ricardo bajó y le explicó por encima las funciones de un Garou.

Faustino y Sam fueron al centro de la ciudad a recuperar las cosas de éste último y, en ese mismo momento, Felipe era llamado por Carla para hablar de unos asuntos.


Imagen: Escenario Apocalíptico en wall.alphacoders.com

Maurick Starkvind

Aprendiz de escritor desde siempre, rolero empedernido desde los trece y nintendero desde los cinco. Empecé en esto de la creatividad porque no había dinero para los salones recreativos.

TwitterFacebookPinterestYouTube

Deja un comentario