Espíritus deíficos de Ylat

Ylathia

Leyenda

Es sabido que, en las eras precedentes a los orígenes primitivos de la civilización, antes de que la humanidad surgiese de la mezcla de carne y maná, los moradores antiguos de las tierras eran salvajes e instintivos, y adoraban a espíritus crueles y monstruosos, producto de las inclementes lluvias ardientes o de terremotos que devastaban regiones enteras. Se dice que Ylathia emergió de un lago magmático y humeante para llevar ante las indómitas tribus el raciocinio, el comercio y la ilustración, con el único fin de moldear la crepitante tierra a su voluntad.

La actuación cuasi deífica de esta poderosa entidad forjó las primeras civilizaciones humanas, que aprovecharon los conocimientos que el espíritu les otorgó para crear la arquitectura, el negocio del trueque y la agricultura. Ylathia concedió un don a los mortales para que pudiesen desarrollarse como una gran raza, y cosechar con el tiempo los rezos y la adoración que le profesaban.

Muy pocos se cuestionan los motivos por los cuales Ylathia, la Precursora, decidió escoger una tribu primitiva y transformarla con sus dones en los seres humanos de hoy en día. Ciertos creyentes afirman que la Diosa de la Moneda es una manifestación vestigial del primer ser humano y que la soledad que sentía le llevó a crear más como ella para poder sentirse completa. Otros cuentos narran como fue la primera humana sobre la tierra, y tuvo que viajar a través de un mundo hostil e indómito para levantar lo que sería la primera ciudad.

La Precursora, Diosa de la Moneda, la Lanza de la Justicia

  • Ideograma: Círculo dorado con una torre plateada en el centro.
  • Religión: Eclesiástica y magnánima. Muy focalizada.
  • Devotos: Humanos y razas que compartan un pasado común, como los gylraníes.
  • Moralidad: Conservación del status quo.

Adoración

Desde que la humanidad dejó atrás su condición tribal, la presencia de Ylathia se hizo necesaria para responder a ciertas inquietudes que los mortales se hacían. Lo que comenzó siendo un rito de iniciación a la madurez acabó transformándose en una costumbre religiosa en las primeras ciudades humanas, y esto dio lugar a la Gran Iglesia de Ylathia. No es extraño que el espíritu deífico adorado por la especie más abundante en el planeta tome parte de su nombre del mismo, pues se suele creer que fue la Precursora quien bautizó a Ylat como si la tierra hubiese sido de su creación.

Toda comunidad civilizada posee, al menos, un edificio para profesar la adoración a la Precursora. Sus ritos se llevan a cabo una vez a la semana, tras los días de labor, y el creyente común no tiene por qué dejar de lado otras celebraciones si busca la ayuda de otros espíritus deíficos. Es fácil agradar a la Diosa de la Moneda: incluso una rápida transacción de oro es suficiente para mantener sus bendiciones.

Ylathia no busca el bien, si no la conservación de la civilización y la conquista sobre las tierras salvajes; esto lleva a aquellos con muy pocos escrúpulos a escudarse en estos preceptos cuando masacran a comunidades enteras para usurparles las tierras. El concepto de la justicia de sus creyentes se limita a cumplir las leyes establecidas: el orden es requerido para considerar que una comunidad es civilizada. Por lo tanto, respetar las leyes es respetar su credo. Ylathia es conocida como la Lanza de la Justicia entre letrados, jueces y miembros de la guardia.

Avatar

Al ser un espíritu que se inmiscuye en los asuntos de sus fieles a menudo, la forma con la que se presenta ante ellos está muy clara. Aparece tras una explosión de llamas y azufre, que suele escoger como objetivo un edificio viejo y sin uso de la ciudad, adoptando la forma de una mujer adulta, con cabellos largos y dorados, y carente de rostro, vestida con una túnica blanca y opaca. Cuando habla, evoca un coro de mil voces, todas ellas de distintas épocas y acentos.

Una vez que cumple su cometido para con sus fieles, desaparece en una nube de humo azulado. Solicitar su presencia suele requerir grandes cantidades de oro y riquezas, que son consumidas una vez la Precurosa ha cumplido con la petición.


Imagen: Abstract HD Wallpaper – Wallpapers9.org

 

Maurick Starkvind

Aprendiz de escritor desde siempre, rolero empedernido desde los trece y nintendero desde los cinco. Empecé en esto de la creatividad porque no había dinero para los salones recreativos.

TwitterFacebookPinterestYouTube

Deja un comentario